jueves, 27 de agosto de 2020

Crisis de los medios de comunicación: ahora cerró diario El Centro



Antes lo había hecho la Discusión aquí en Ñuble
REGIONAL.- (El Mostrador).-  Problemas de publicidad y un cambio en las audiencias, fueron las razones que el matutino de Talca esbozó este martes en el editorial de su última edición.
Si bien este diario de la Región del Maule cierra, su situación se suma a las medidas adoptadas este año por Revista Capital y el diario La Discusión de Chillán, que dejaron sus versiones en papel para quedarse solo en sus plataformas digitales.

Tras 11. 428 ediciones, desde ese lunes 15 de mayo de 1989 cuando salió a circulación por primera vez, este martes 25 de agosto el diario El Centro sacó su última versión en papel. Durante 31 años, el matutino con sede en la ciudad de Talca y fundado por la familia Aldana Norambuena, fue un reconocido medio de comunicación en la Región del Maule.

Si bien este diario maulino cierra, su situación se suma a las medidas adoptadas este año por Revista Capital y el diario La Discusión de Chillán, los que dejaron sus versiones en papel para quedarse solo en sus plataformas digitales.

Tiempos que vienen: centenario diario La Discusión de Chillán pone "el papel en pausa"

Otra versión papel que termina: ahora revista Capital

En su último editorial, titulado "Las audiencias primero", El Centro explicó ayer las razones de la medida. "Los medios de comunicación, en particular, aquellos que han optado por el formato papel como negocio principal, constituyen –cada vez más– una excepción. Primero, porque la economía se vio fuertemente golpeada por el denominado 'estallido social' y luego, por las medidas sanitarias que buscan mitigar la pandemia. Y ocurre que el modelo económico actualmente vigente en Chile, se sustenta precisamente en el intercambio de bienes y servicios. Más todavía, porque el estímulo para que esa compra y venta se genere, es precisamente la publicidad. La conclusión es casi obvia y así lo saben todos quienes trabajan en medios de prensa".

El cierre de un medio de comunicación no es un tema menor, siempre tiene un impacto en la comunidad, más aún en regiones, dada la mirada centralista que impera en el país y así lo graficó el diario: "Que se cierre un formato tradicional de un medio de comunicación es una tragedia, por supuesto, más todavía para las regiones, donde la prensa es la voz de los ciudadanos ante el poder. Esa fue la misión que Diario El Centro intentó cumplir en estos 31 años de vida en el formato tradicional. Un medio de comunicación que surgió como todo emprendimiento y que, con aciertos y errores, logró posicionarse en la opinión pública, siendo reconocido como una de las marcas más representativas del Maule".

En todo caso, el texto editorial añade que los problemas de publicidad no fueron la única razón, sino también el hecho indiscutido de que "las audiencias están cambiando" y que dicho fenómeno se vio acelerado durante este año. "Las cosas cambian y, antes que todo, cambian las audiencias. Y como dicen los expertos, el público está primero. Más todavía en estos tiempos, cuando las noticias falsas circulan por millones en las redes sociales, donde todos se disfrazan para tratar de mostrar un rostro que no es el verdadero, buscando captar la atención. Allí es donde los medios de comunicación tienen un rol muy importante, no porque sean los exclusivos dueños o iluminados de la verdad, sino porque son los que se acercan a los hechos con rigor profesional, alejados de todo interés político o económico, buscando transmitir esos hechos al público para que ellos juzguen".

Si bien el fin de la edición papel no tiene punto de retorno, la situación del diario maulino no sería definitiva, al menos eso se dejó ver en el citado editorial de despedida: "El Diario El Centro, en su camino como medio de comunicación, cierra hoy un ciclo con esta edición número 11.428. ¿Se puede decir la última? Sin duda que no, porque en nuestra sociedad moderna, todo da vueltas y, si hay que seguir a las audiencias, cualquier cosa puede ocurrir. Pero por ahora, es la decisión más correcta (...). ¿Cuándo, dónde y cómo? Ahora no lo sabemos, pero lo intentaremos. Y si no es así, que la historia recuerde a este medio de comunicación como lo que fue, un eslabón más en el infinito afán por ejercer el derecho a la libertad de expresión", concluye el texto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario