sábado, 1 de febrero de 2020

Trabajos en el exestadio no tienen proyecto ni participación de la comunidad


No se podrá construir una calle desde la esquina de Luis Cruz Martínez   y Chacabuco, en dirección sur hacia el interior, esto entre el exestadio y la laguna Quirell, dado que en el plano regular ese es un acceso peatonal al estadio y laguna.
La acción anticipada de destruir el  muro perimetral del estadio no tiene ningún proyecto que lo avale, luego que el Minvu no aceptara modificar el proyecto  donde el municipio pretendía incluir la pavimentación del acceso peatonal en el proyecto de remodelación de la laguna Quirell.

Haber derribado el muro perimetral del estadio anticipadamente resultó un despropósito luego que se conociera que dicho acceso peatonal desde Luis Cruz Martínez al sur, no podría transformarse en calle debido a varios factores, entre ellos, que dicho acceso  peatonal no está considerado como calle en el plano regulador, que el proyecto de remodelación de la laguna  no podrá ser intervenido y se hará tal como se programó inicialmente y debido al costo que significaría pavimentar, como era la idea  del alcalde.

Entre el exestadio y la laguna Quirel hay un acceso peatonal y el proyecto de remodelación de la laguna consideraría  un piso de adoquines  entre el borde de la laguna artificial y el borde de la muralla que fue derribada.

La explicación que se ha dado para  botar casi una cuadra de muralla del cierre perimetral del estadio es que,   dicha muralla, en su base  no permitiría  la colocación de la zarpa,  que es el borde que  se le instala  a los adoquines, justificación poco creíble para derribar   una extensa muralla, ya que si así fuere, quien habría solicitado derribar ese muro habría sido el Serviu y no el alcalde,   ya que es la institución que está llevando adelante la remodelación de la laguna Quirel.

En el último concejo municipal el alcalde dio una cuenta de estos trabajos y dijo que se empezaría a desarrollar un proyecto para  pavimentar el acceso.


Aun cuando el director de Obras le dio numeración a la piscina y al estadio, lo que está permitiendo al alcalde hablar de calle, lo cierto es que el mismo plano regulador  señala que allí hay un acceso peatonal y así debería continuar, pero, recordemos que el municipio compró un franja de terreno en la parte sur-oriente del recinto deportivo y  le otorgó al vendedor un derecho de uso. Esto último ha llevado a que el alcalde insista en mencionar que eso es una calle pública.

Lo más serio  es que estos trabajos  se realizan sin la participación de la comunidad deportiva local, como tampoco de las organizaciones  civiles de San Carlos, y se continúan sin un proyecto previo que lo avale.

Recordemos que anteriormente el alcalde Hugo Gebrie obtuvo recursos para remodelar el exestadio, y modificó el proyecto original y en vez de  mejorar la cancha,  hizo construir dos canchas en el espacio de una  y dejó sin pista atlética al recinto deportivo municipal, lo que le ha costado permanentes críticas de dirigentes deportivos y atletas.

Ahora  sin un proyecto  socializado con la comunidad, efectúa trabajos en el lugar mientras los empleados municipales de la Secplan le siguen con los diseños  que permitan respaldar lo ya hecho.



No hay comentarios:

Publicar un comentario