jueves, 26 de diciembre de 2019

Exceso de protagonismo del intendente causa quiebre con el CORE


El concejo regional le ha hecho ver al intendente Arrau  la necesidad de solucionar problemas administrativos para funcionar  y le ha cuestionado su protagonismo en desmedro de un trabajo en equipo del consejo y el ejecutivo.

A lo anterior se suma la renuncia en la últimas horas  del administrador regional, según lo consigna el diario La Discusión "A solo siete días que concluya 2019, la Intendencia confirmó que el administrador regional, Luis Miguel Quezada, dejó su cargo, lo que se suma a una serie de rumores que hablan de la salida del actual jefe de la División de Planificación y Desarrollo Regional (Diplade), Jorge Ruiz Parada, quien hasta el momento sigue en su cargo, según confirmaron desde el GORE".

Sin embargo, al interior del oficialismo el diagnóstico era otro: a Quezada se le habría solicitado la renuncia debido a las diferencias políticas al interior del GORE, específicamente, entre el intendente Arrau y el consejero Javier Ávila, luego que este último respaldara la carta enviada hace unos días por el CORE al jefe regional, en la que exigían condiciones mínimas para funcionar y cuestionaban, además, el protagonismo del Ejecutivo a la hora de efectuar anuncios.


El cargo de administrador regional es el más importante en la región después del intendente. Corresponde a grado 3 en la escala única de remuneraciones, percibiendo cuatro meses al año un sueldo bruto de más de $6.800.000.

Se estima que en reemplazo de Luis Miguel Quezada asuma alguien de la UDI, cercano al círculo de confianza del intendente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario