viernes, 17 de mayo de 2019

Opinión: "La madre de todas las batallas"


CARTAS AL DIRECTOR .-  By Eduardo Luengo Consultor de Empresas   Mayo 17, 2019  A partir de mañana se inicia una de las más importantes discusiones a nivel nacional de los últimos tiempos. La modificación al sistema de seguridad social que funciona en Chile desde hace casi 40 años entrará en un proceso que no dejará a nadie indiferente.

El sistema diseñado por un economista de Harvard prometió lo que nunca pudo cumplir: mejorar el sistema de pensiones de reparto que estaba en crisis ese momento y entregar a los cotizantes que ingresaran al nuevo sistema una pensión que fluctuaría en torno al 70% de la remuneración final del trabajador. Para convencer a la fuerza de trabajo el ofertón no podía ser mejor: el trabajador, en lugar de imponer el 20% de sus ingresos solo tendría que aportar el 10%. Esto significaba que de forma inmediata el ingreso para los asalariados aumentaba un 10%. ¿Estaríamos discutiendo la modificación del sistema hoy día si la cotización se hubiera mantenido en 20%? Lo más probable es que no, y sin lugar a duda la situación hoy día sería muy distinta. Pero la zanahoria ofrecida tenía que ser grande y apetitosa, pues de otra manera habría sido muy evidente que los únicos y grandes ganadores con el nuevo sistema serían los empresarios que ingresarían al negocio, a los que se les aseguraba flujos permanentes por décadas y un bonus track tanto o más interesante que los ingresos de comisiones por administración de los fondos, como la disponibilidad de miles de millones de pesos para financiar las empresas de la misma elite empresarial.

El pecado capital de las AFP ha sido que no entendieron nunca que administraban FONDOS PARA PENSIONES y se quedaron solo en el objetivo de administrar fondos, sin preocuparse del problema que se estaba generando con los futuros jubilados. Resulta imperdonable que no hubieran anticipado la crisis que se estaba generando con sus afiliados que sin duda era posible anticipar. Han sido “eficientes” para anticipar el futuro y decidir en qué invertir, pero no para darse cuenta de la debacle que se estaba generando con las pensiones. La pregunta entonces es: ¿Vamos a entregarle a las AFP un 40% más de recursos en administración para que sigan haciendo lo mismo? El debate recién comienza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario