martes, 5 de enero de 2021

Victoria sigue luchando y espera un marcapasos diafragmático


La pequeña comienza un nuevo año hospitalizada y esperanzada en poder recibir la operación que cambiará radicalmente su calidad de vida. La campaña de donaciones todavía no supera la mitad de los 300 millones que necesita.

Comienza un nuevo año y la pequeña Victoria sigue su recuperación en la Clínica Universitaria de Concepción. Durante esta semana deberá realizarse varios exámenes y dependiendo de los resultados podría ser autorizada a dar pequeños paseos en silla de ruedas y salir de la habitación en la que está hace más de un año.

La familia Farías Bustos pasó un segundo año nuevo en la clínica junto a su hija, quien se encuentra en estado de tetraplejia y conectada a un ventilador mecánico, situación que la ha mantenido más de un año hospitalizada, luego de sufrir un grave accidente automovilístico.

Desde que los padres de Victoria conocieron la posibilidad de un marcapasos diafragmático para su hija, no dudaron en poner todos sus esfuerzos en conseguirlo. Fue así que nació la campaña #SuspiroParaVictoria, que a través de las redes sociales y el sitio web www.suspiroparavictoria.cl busca recaudar los 300 millones de pesos que cuesta la cirugía y el marcapasos que le permitirá a Victoria poder respirar de manera natural y mejorar considerablemente su calidad de vida.

La campaña ha avanzado lento, y a pesar de los esfuerzos de la familia, amigos, compañeros de colegio y decenas de personas que se han conmovido con la fuerza y vitalidad de Victoria, el último cómputo indica que se ha logrado reunir poco más de 129 millones; es decir, menos de la mitad de lo que necesita.

“Esperábamos terminar el año con al menos la mitad de los 300 millones. y aunque estamos muy agradecidos por todas las donaciones y muestras de cariño con mi familia y Victoria, cada día que pasa la opción de la operación se dificulta más, porque su musculatura se va atrofiando, complicando la intervención y la recuperación”, señala Carlos Farías, papá de Victoria.

“Lamentablemente pasamos un segundo año nuevo en la pieza de la clínica, y esperamos que sea el último. Nuestra hija está con fuerza, con ganas de salir adelante y mejorando en su rehabilitación, pero necesita el marcapasos diafragmático, porque le va a cambiar radicalmente la calidad de vida”, agrega Carlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario