miércoles, 13 de enero de 2021

Testimonio local de paciente Covid tras superar la enfermedad


En el cuarto piso del Hospital de San Carlos se encuentra la zona de aislamiento para la hospitalización de los pacientes Covid-19 de mayor gravedad. En este servicio y cumpliendo funciones como una más del equipo, se encuentra Berta Urrutia, quien hace solo algunos meses estuvo internada y conectada a un ventilador mecánico en este mismo lugar.

“En septiembre participé de una iniciativa del hospital, donde se hizo testeo de inmunidad a todos los funcionarios. Salí positivo y después el diagnóstico se confirmó con el PCR. Quise hacer cuarentena en la casa, pero a los pocos días me controlaron y vieron que estaba saturando muy bajo… me sentía muy decaída y había perdido el gusto”, relata Berta.

Fue así como se decidió su traslado al Hospital de San Carlos, donde quedó internada en el mismo servicio en el que hasta hace pocos días prestaba servicios como auxiliar. Debido a su complicado cuadro, el mismo día que la hospitalizaron, fue conectada a un ventilador mecánico.

“Ella tuvo una neumonía por Covid con insuficiencia respiratoria severa. Por eso requirió apoyo ventilatorio tal como cualquier paciente en su condición. Sin embargo, fue muy fuerte para todo el equipo porque era una persona que hace poco días estaba en turno con nosotros y verla así te hace replantearte muchas cosas y dimensionar el virus al que nos enfrentamos. Afortunadamente ella respondió bien a la terapia. Si bien las primeras horas fueron muy críticas, con el paso de los días su reacción fue buena y eso significó una enorme alegría para todos”, sostuvo Cristián Mella, médico jefe Unidad de Paciente Crítico del Hospital de San Carlos.

Proceso de hospitalización

Berta recuerda con emoción este proceso de hospitalización. “Me trataron muy bien, tuve todos los cuidados, pero la experiencia es muy fuerte no solo desde el punto de vista físico, sino también en lo emocional. Una queda aislada de su familia y sin saber cómo responderá a la enfermedad. Tengo un enorme agradecimiento por todo el equipo. Tal vez por eso, lo único que quería hacer era volver a trabajar: quería moverme, ayudar a los pacientes y sentirme útil”, narra Berta Urrutia.

Tras su hospitalización, reconoce que su trabajo se volvió especial. “Creo que tengo mayor capacidad que antes para ponerme en el lugar de los pacientes y entender lo que les pasa. Ellos están en el mismo lugar donde yo estuve y sé lo que se siente. Por lo mismo los ayudo con mucho cariño e intento aportar en todo lo que pueda a su recuperación”, sostiene.

Asimismo, reconoce valorar más que nunca la importancia del autocuidado. “Ahora estoy feliz trabajando en mi servicio, pero soy muy insistente conmigo y con mis compañeros, respecto a la higiene, la desinfección y el uso de elementos de protección personal. Mi mensaje a la gente sería que se cuiden, mantengan distancia, usen mascarilla, desinfecten siempre sus manos. El virus sigue presente y tenemos que estar alertas”, concluye la funcionaria del Hospital de San Carlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario