lunes, 10 de agosto de 2020

Enólogo Leonardo Erazo lleva por el mundo el “relato” de los vinos del Itata

AGRO.-(ladiscusion.cl).- Instalado en Cobquecura, donde tiene su bodega, el destacado enólogo Leonardo Erazo, responsable de proyectos como Rogue Vine y A los Viñateros Bravos,
ambos en el Valle del Itata, subraya que el desafío para los productores de la zona debe ser elaborar vinos naturales con un carácter único, de manera de potenciar la marca Itata para posicionarla en mercados internacionales, apuntando a segmentos de precios altos.

El prestigio y la versatilidad de Erazo lo llevaron a hacerse cargo del proyecto Alto Las Hormigas, en Mendoza, en 2012, enfocado en el Malbec. En Itata, en tanto, se ha abocado a trabajar con viejas parras de Cinsault, Carignan y Moscatel, elaborando vinos “de autor”, que son una respuesta artesanal y orgánica, desde las tradiciones y el territorio, a los vinos industriales.

Y el resultado ha sido exitoso. Hoy exporta a los principales mercados de referencia, como Nueva York y Londres, lo que le ha abierto las puertas de Norteamérica y Europa.

Sostiene que una limitante a la hora de exportar es el tema del volumen, por lo que plantea “enfocarse en niveles de precios más altos, de 20 a 25 dólares, y buscar mercados, hay mercado para todos los segmentos, desde 2 euros a 3 mil euros (…) Afuera hay una oportunidad para vinos de mayor precio”.

El “relato”
Asimismo, expone que la tarea es “sacar desde Ñuble un vino con un carácter, una historia, una viticultura tradicional, y eso afuera es muy fuerte, no es vender un Cabernet Sauvignon, sino que tú vendes un sector de Guarilihue, de Tinajacura, de Checura, hay toda una identidad que ya existe, no hay que inventarla, es una historia verdadera que tiene sentimientos fuertes”.

En ese sentido, detalla que “hay que hacer un trabajo importador por importador, y ellos, a su vez, son los comunicadores, juntan sus clientes importantes y se pueden hacer las visitas o una cata con ellos. Yo, por ejemplo, vendo las colinas de Itata, las viñas viejas, en cabeza, que están en pendientes a veces casi inmanejables, una viticultura previa a la revolución industrial, se hace todo a mano, no están diseñadas para tractores, eso tiene un saber hacer propio que no existe en otros lugares, entonces, tú les muestras las fotos, los tratas de transportar a ese paisaje, a ese territorio, y la gente se queda con la boca abierta, es algo que no hay en muchos lugares, por no decir en ninguno”.


Reconoce que si bien sus vinos tienen la ventaja que le da su firma, explica que “para mí, lo más importante es el Itata, más que mi nombre. En las últimas etiquetas que saqué, Itata aparece bien grande y mi nombre sale a un costado bien chiquitito. Eso es crear territorio, porque hoy el productor es una marca, por ejemplo, Concha y Toro saca vinos de casi todos los valles, pero lo más importante es la marca Casillero del Diablo, no les importa el territorio, sino que les importa situar la marca como referente, el nombre pasa a ser una marca, si pongo Erazo con letras grandes y la gente va a comprar un Erazo y no importa si es de Itata o de Cauquenes, pero para mí, si tú quieres pasar eso a que le chorree un poco al resto de la gente, si uno dice Itata por todos lados, a la gente le queda más Itata”.

Consultado por las oportunidades que pueden aprovechar los pequeños productores de Itata en los mercados internacionales, Erazo plantea que “ahí entra el trabajo de las entidades que pueden ayudar, en el caso de la promoción, por ejemplo, ProChile. No es imposible, pero sí es un trabajo arduo. Hay que reunir a un grupo, hay que encontrar a un buen importador, hay que manejarse, y a través de los fondos de ProChile se puede hacer. Por otro lado, en el tema de las certificaciones orgánicas, lo que yo he visto en otros lugares y que está agarrando mucha fuerza, son las certificaciones cruzadas, es decir, sin las certificadoras tradicionales, que son válidas, un grupo de productores se certifican entre ellos y logran un sello de certificación cruzada, que cuesta cero, pero con el compromiso de trabajar juntos. No hay que cerrarse a que todo es tener la plata, sino que tener la voluntad y la creatividad”.

Explica que Londres, Nueva York y Tokio son mercados de referencia a los cuales se debe apuntar. “Cuando uno logra entrar en esos tres mercados, de a poquito se van abriendo otros. De estos, el único que nos ha costado es Japón, que es un mercado más difícil, tienen una imagen muy fuerte del vino de terroir francés y del vino chileno bastante mediocre, entonces cuesta pelear la imagen que existe por el vino industrial, cuando tú muestras un vino artesanal y tienes que pelear con la imagen del vino industrial, te castiga los precios”.

“Por eso hay que salir a mostrar estos vinos -continúa-, ser consecuente, ser verdaderamente orgánico y ser verdaderamente natural. Hay una oportunidad, hay una gran recepción, hay una atención para ese tipo de vinos, de toda la gente que se ha cansado de lo industrial, porque el vino se ha transformado en un producto industrial demasiado burdo, quizás; en cambio, el productor artesanal, que no le echa nada al vino y llega con un producto limpio, logra una diferencia con ese concepto”.
Pandemia

Respecto al impacto de la pandemia, Erazo anticipa que “va a ser complicado, yo lo veo en varios mercados y todos son diferentes. El hecho que el canal Horeca (hoteles, restaurantes y casinos) esté cerrado es complejo para los vinos del Itata, porque se vende mucho en restaurantes. Santiago ha estado complicado desde el estallido social, en que bajamos muchísimo. Por otro lado, en Nueva York nos ha ido mejor, las tiendas siguen funcionando y siguen los despachos a domicilio, el consumo en casa ha subido y eso nos ha ayudado; en otros, como Canadá, Londres, Bélgica y Alemania, hemos bajado mucho, pero en general son volúmenes menores.

En cuanto a las proyecciones, sostiene que el panorama está complicado para el resto del año. “El fin de año no lo sabemos; los mayores pedidos de los importadores se realizan entre septiembre y octubre, ahí es cuando se sabe cómo viene fin de año”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario