lunes, 17 de agosto de 2020

Comentario: Chile en llamas


NACIONAL.-(Daniel Matamala).-  Agosto de 2020. El Congreso aprobó el retiro de fondos previsionales y Chile, convertido en un país bananero y pobre, está en llamas.
El mercado bursátil colapsó y los fondos de pensiones se derrumbaron. En medio del caos y de atentados incendiarios en las sucursales de las AFP, se sincera que la entrega del dinero demorará meses, si es que alguna vez se hace. ¡Oh, si solo hubiéramos escuchado a los expertos…!

Ni una palabra del párrafo anterior es inventada. La alcaldesa de Providencia profetizó que “si esto se aprueba, Chile se va a incendiar”. El ministro de Economía anticipó que “nos vamos a transformar en un país bananero y los países bananeros son pobres, desiguales y tienen democracias débiles”.

El exsuperintendente de Valores, Guillermo Larraín, advirtió que “la venta de activos que tendrían que hacer las AFP simplemente destruye el mercado”. Cristián Araya, gerente en Van-Trust Capital, estimó que “la bolsa caería entre 10% y 12%”. La economista de Libertad y Desarrollo Bettina Horst anticipó que la ley “va a generar muchas frustraciones (…) La rapidez de la entrega es uno de los tantos mitos de esta reforma, la entrega de recursos probablemente se demore más de un mes”.

El economista Salvador Valdés sentenció que “la reforma es impracticable. Aun de ser aprobada llegará muy, muy tarde. Son enormes los obstáculos sanitarios y operativos (…) esta reforma dejará de regir apenas venza el estado de excepción a causa del Covid-19, lo que ocurrirá antes de la recepción de las solicitudes de retiro”. Incluso, tal vez inspirado por la alcaldesa, pronosticó que las sucursales de las AFP sufrirían una “ola de incendios en respuesta a las demoras”.

Por supuesto, nada de esto pasó. A dos semanas de la promulgación de la reforma, 6 millones y medio de afiliados ya recibieron el dinero, sumando casi 9 mil millones de dólares. No hubo incendios ni caos. De hecho, como nadie sabe para quién trabaja, la imagen positiva de las AFP saltó 10 puntos, la evaluación de otras empresas privadas como los bancos también aumentó, y la confianza de los consumidores mejoró. La bolsa, tras sufrir caídas en los primeros pasos de la reforma, lleva tres semanas al alza. Los fondos de pensiones han subido entre 0,7% y 3,8% en agosto.
Se estima que el boom de consumo provocado por los fondos dará un empujón de cerca del 3% al PIB. Incluso el ministro de Economía pasó del “país bananero” a reconocer que la reforma tiene “un impacto positivo” y “está empezando a reactivar la economía”.

El retiro del 10% plantea graves problemas al sistema previsional. Pero está claro que autoridades y tecnócratas equivocaron gravemente su análisis sobre las consecuencias de corto plazo, pintando un falso escenario apocalíptico y omitiendo los efectos positivos para la economía.

Los tecnócratas suelen dividir el mundo entre los “serios” (ellos mismos y quienes les hacen caso) versus los “populistas” (todos los demás). A la luz de esta evidencia, ¿qué tan “serios” fueron los pronósticos de muchos de ellos?



No hay comentarios:

Publicar un comentario