miércoles, 10 de junio de 2020

Papas: una temporada marcada por la crisis sanitaria

En tiempos de crisis, la papa ha salvado a la humanidad de hambrunas y ha permitido poblaciones saludables y más numerosas, no en vano es un producto tan apreciado por los países que han pasado por guerras e inclemencias climáticas.
En Chile, sin embargo, -sostiene Luis Miquel-, gerente general del Consorcio Papa Chile, no se le ha dado el rol social que merece.

“Se le ha acusado de ser un producto que engorda o no es sano en nuestra dieta, muy al contrario de lo que piensan investigadores realmente especializados que ven en la papa un alimento con excelentes cualidades, tanto en su composición, como en su aporte nutricional, al producir saciedad por mayor tiempo y entregar su energía en forma gradual una vez consumida”, dice.

En esta línea, agrega, Miquel “hace mucha falta revalorizar este alimento tan nuestro y enseñarle a la población a consumirlo en forma sana y con diferentes alternativas, no solo como una guarnición o acompañamiento”.

El consumo de papa en Chile ha estado en torno a los 50 kg/habitante al año. Mientras que en países desarrollados, el consumo percápita puede superar los 70 kg/hab al año, como es el caso de Holanda, Bélgica y el Reino Unido. En Rusia supera los 100 kg/hab al año. En tanto en Latinoamérica, el mayor consumo per cápita ocurre en Perú, con cerca de 80 kg/hab. al año.


Manuel Muñoz, ingeniero agrónomo Ph. D., jefe del Programa de Mejoramiento Genético de Papa de Inia, sostiene que se trata de un alimento denso, rico en almidón, cuya función principal es ser fuente de energía y es base de la alimentación mundial, junto al trigo, el arroz y el maíz.

“Por ello siempre se debe pensar en producirlo con más eficiencia, en cantidad y calidad. De igual forma, la población, los consumidores, tienen mucho que decir y se debe estar atento a las tendencias del mercado y las necesidades de la gente”, recalca el investigador.

BUENOS RENDIMIENTOS
La cosecha en Chile se desarrolla en plena crisis sanitaria, pese a esto los productores no han enfrentado mayores contratiempos. Solo algunos puntos críticos en las plantas de procesos y en la distribución de la producción a raíz de las cuarentenas decretadas a lo largo del país.

A la hora de las evaluaciones, el gerente del Consorcio Papa Chile, confirma que se trata de una buena temporada en cuanto a los rendimientos, gracias a las excelentes condiciones climáticas en la zona predominantemente papera, lo que ha permitido mantener los niveles de producción con menores superficies.



No hay comentarios:

Publicar un comentario