lunes, 25 de mayo de 2020

Columna de Daniel Matamala: Decálogo del buen pobre


Como una forma de contribuir a la información de calidad en un momento de crisis, La Tercera ha liberado de su muro de pago toda la información sobre la pandemia del coronavirus. Si quieres respaldar nuestro trabajo, te invitamos a suscribirte hoy.
El buen pobre es paciente. Si se anuncia la entrega de 2,5 millones de canastas de alimentos, no se desespera por saber si una de esas cajas llegará a su casa. No va a preguntar a su municipio, muchos menos protesta pidiendo información. No importa que la alacena esté vacía y los niños, inquietos. El buen pobre espera con paciencia y el oído aguzado a que una mano benefactora toque la puerta de su casa, acompañada por chaquetas rojas, autoridades sonrientes y flash de las cámaras, con los fideos, el aceite y la harina para el almuerzo del día. Y si no llega, bueno, tal vez mañana sí se almuerce.

El buen pobre es agradecido. Si el Presidente anuncia que las canastas llegarán “a cerca del 70% de las familias”, agradece. Si luego un ministro especifica que las cajas llegarán “al 70% del 40% más pobre”, sigue agradecido porque supone que esa caja llegará. Si luego el ministro aclara que se refiere “al 70% promedio de las familias de la Región Metropolitana, de las comunas que están en cuarentena”, debe seguir agradeciendo porque tal vez a él no le lleguen, pero a otras familias necesitadas sí. Cuando la vocera matiza que “en una primera etapa”, “1,5 millones serán entregadas en las comunas de la Región Metropolitana”, “por barrios completos”, aún debe agradecer, porque peor es nada. Y si el gabinete de la Presidencia finalmente dice que las familias serán definidas “por un criterio geográfico” que no explica, debe seguir agradecido, muy agradecido, porque de seguro los que tomarán la decisión de si ellos tienen o no para comer mañana son gente seria, que por ningún motivo estaría improvisando en un asunto tan importante.

El buen pobre es comprensivo. Si expertos advierten que la distribución de esos alimentos casa por casa es una pesadilla logística que puede tardar semanas o meses en completarse, lo entiende. Si se anuncia el comienzo de la entrega con camiones repartidores entrando a La Moneda, pero luego queda claro que es solo un “plan piloto”, lo entiende. Y si el Intendente Metropolitano zanja el asunto diciendo que “no tenemos plazos, lo que tenemos son metas”, tal vez el pobre se estremece un poco, porque la última vez que escuchó esa frase, dicha en tono severo por un general, la meta demoró 17 años en llegar. Pero el buen pobre comprende, siempre comprende.


El buen pobre no se mete en política. No milita en ningún partido, ojalá ni siquiera opine en redes sociales. Porque si saca la voz y le encuentran aunque sea una foto con un político de izquierda, la prueba será irrefutable: su protesta, su pobreza, su necesidad, no son más que un tongo del comunismo chavista. Y si la foto es con un político de derecha, peor: será un facho pobre, inhabilitado perpetuamente para reclamar por nada porque, compadre, tú te la buscaste. ¿No te gustó votar por Piñera, acaso? Ahora calladito nomás.

El buen pobre es obediente: hace lo que sus autoridades le dicen que haga, no lo que ellas efectivamente hacen. Si un senador socialista decide tomar un avión mientras espera el resultado de su examen, habrá que comprender que cometió un error y no hay por qué perseguirlo judicialmente. Si la presidenta de la UDI exige “querellarse y aplicar las máximas sanciones” contra quienes se manifiestan en El Bosque pidiendo ayuda, hace lo correcto. Pero si la misma presidenta de la UDI reclama “ensañamiento y persecución política” cuando su hijo es formalizado por infringir la cuarentena en Las Condes, bueno, eso es distinto porque es un cabro de buena familia, cada caso es diferente y por último, como dijimos en el punto III, el buen pobre es infinitamente comprensivo.

El buen pobre cuida su estado físico. Porque si sufre de sobrepeso y tiene el descaro de protestar, se convertirá en el hazmerreír de Chile. Los ingeniosos tuiteros viralizarán sus fotos y convertirán a #GuatonesConHambre en el primer Trending Topic del país. Sí, el Minsal dice que el 27% de los chilenos “no tiene los ingresos suficientes para costear una alimentación saludable”. Sí, en Cerro Navia la obesidad infantil es 21% mayor que en Vitacura. Pero que eso no arruine un buen chiste. Por eso, para no escandalizar la sensibilidad de los tuiteros del barrio alto, el buen pobre mantiene una dieta balanceada, compra productos orgánicos, consume frutas y verduras frescas, paga un gimnasio y ocupa sus abundantes horas libres en acondicionamiento físico.

El buen pobre quiere rascarse con sus propias uñas, aunque le hayan cortado las uñas. Si con la cuarentena el Estado le prohíbe salir a ganar el sustento de su familia, como lo hacen 2,5 millones de trabajadores informales, ¿por qué debería el mismo Estado proveerles lo mínimo para subsistir? No sean patudos. Por eso, había que ser firme en no entregarles más de 65 mil pesos de ingreso familiar, y solo por un mes. Después, bajamos a 55 mil y 45 mil pesos. No subir ese monto fue celebrado como un golazo en el Congreso, y con razón. Como bien explicó una diputada UDI, dar más dinero “no es bueno: nosotros no queremos que las personas dependan del Estado”.

El buen pobre se esfuerza. Aunque, según la encuesta CEP, el 40% de los chilenos cree que la pobreza se debe a “la flojera o falta de iniciativa”. El buen pobre lo entiende y piensa que tal vez es verdad, y por eso se esfuerza el doble por mejorar.

El buen pobre no se calienta la cabeza con temas que no entiende. Como bien graficó el Intendente Metropolitano al criticar a los malos pobres que protestan: “¿Qué tiene que ver el No más AFP con el hambre?”. Lógico. ¿Qué tiene que ver que la mitad de los pensionados por vejez reciban menos de $ 151 mil mensuales, con el hambre? ¿Qué tiene que ver que estén bajo la línea de pobreza ($ 164 mil), con el hambre? ¿Qué tiene que ver que no tengan para comprar comida, con el hambre? ¿Qué tiene que ver el hambre con el hambre?

El buen pobre tiene esperanza. Porque, como dijo Juan Pablo II, “los pobres no pueden esperar”. Y ahí están, esperando que llegue un depósito de 65 lucas por persona (para algunos en estos días, para otros, dicen que en junio) o una caja con mercadería (dicen que algún día), porque como reza el refrán, su paciencia es larga, más larga que la esperanza del pobre.




1 comentario:

  1. LOS BUENOS POBRES DE MATAMALA
    La columna de Daniel Matamala, El decálogo del buen pobre, está llena de obviedades (no quita recordarlas) que se vienen repitiendo desde el Padre Hurtado, actualizada en el reciente libro, Lo dijo el Padre Hurtado.
    Pobres que disminuyeron del 40% al 9% por las políticas económicas y sociales del modelo económico que tanto critica Matamala, que se implementaron en Mideplan dirigido por Miguel Kast, que los pobres no había que contarlos sino que ayudarlos para que salieran de la pobreza, con un éxito reconocido por todos los organismos internacionales y copiado en muchos países.
    Los buenos pobres de Matamala, son los olvidados por los medios de comunicación, especialmente la TV, el medio que más ven los buenos pobres, que si tienen accesos los privilegiados de Chile del poder político, económico y social, los invitados permanentes hasta la saciedad, los mismos para decir las mismas cosas.
    Los buenos pobres de Matamala, fueron los que más sufrieron con el estallido social-delictual del 18 de octubre, que incentivaron y justificaron los matamalas de la TV Chilena e internacional.
    Los buenos pobres de Matamala, son los castigados por los malos pobres que los medios de comunicación le dan privilegiadas tribunas, y las tribunas del Congreso, la Primara Línea violentista antidemocrática, tuvo su entrada triunfal y aplaudida en el recinto cuna de la democracia.
    Los buenos pobres de Matamala, no saben que los millonarios salarios (sal medio de pago en la antigüedad, bien seria que les pagaran en sal) de los comunicadores, rostros, periodistas de la TV, vienen del costo de la canasta familiar que financian la publicidad que es el medio de supervivencia económica de los canales.
    Matamala es un privilegiado de Chile, usa y abusa de privilegiadas tribunas para dar todo tipo opiniones especialmente políticas afines a su ideología y los rincones de los jueves sin taco salen efusivos aplausos.
    Matamala quiere ser provocador, se equivoca, provocadores fueron los muchos que se anticiparon en Mideplan que desnudaron la pobreza en Chile y le dieron soluciones en un país destruido por la izquierda que muchos matamalas añoran.
    Privilegiadas columnas dominicales de hipocresía liviana con tufo de lavado de imagen, cuantos en Chile quisiéramos tenerlas, pero reducida a una pequeña elite capitalina que se repiten los mismos nombres y como sabemos sus líneas de pensamientos anticipamos cual será el camino editorial de sus artículos.
    Un periodismo al servicio de una ideología no es periodismo, es una caja de resonancia de un pensamiento político, pierde todo equilibrio informativo y credibilidad. En Chile para nadie es un misterio que los dados están cargados a la izquierda, las flechas venenos son lanzadas a todo posición de derecha. El reciente caso emblemático, la periodista Alejandra Matus, no tuvo escrúpulos de imputar muertos a la pandemia para desprestigiar al Ministro de Salud. Un periodismo muy censurador de errores de Carabinero pero condescendiente con violentistas que queman a Carabineros.
    El periodismo debe ser la trinchera de los hombres libres de pensamientos libres, que tengan el libre acceso todos los pensamientos libres y la libertad para atacar a los poderos cuando se salen del correcto camino de lo correcto, ética y moralmente.
    Alfredo Schmidt Vivanco

    ResponderEliminar