viernes, 31 de enero de 2020

En prisión sujeto que obligaba a su pareja a desistirse de denuncias por violencia


Una mujer llegó este lunes con su pareja hasta la Fiscalía de Chillán para desistirse de denuncias por violencia intrafamiliar que había realizado en contra de su conviviente. 
Nerviosa se acercó a un dispensador de agua, momento en que coincidió con el jefe de la Unidad de Atención a Víctimas y Testigos (Uravit), quien le preguntó si le pasaba algo. La mujer le pidió un lápiz y un papel, y por escrito le advirtió que había sido llevada obligada hasta allí. 


En el hall de espera, a pocos pasos, el hombre insistía en que su conviviente quería dejar sin efecto las denuncias, lo que fue aprovechado por el profesional de la Fiscalía para trasladarla hasta una oficina bajo el pretexto que haría ese trámite. 

El desestimiento de una víctima no impide que la Fiscalía siga adelante con la persecución penal. Eso no lo sabía Cristian Mancilla Roa, el protagonista de esta historia, ni tampoco se enteró que, contrario a lo que pensaba, su pareja aprovechó que estaba a solas con el jefe de la Uravit para contarle la verdad: que el hombre la estaba obligando a desistirse y que, incluso, la había golpeado el día anterior. 

El fiscal de turno, Florentino Bobadilla, también se entrevistó con la mujer y luego de revisar los antecedentes del agresor se dio cuenta que, al menos, en dos causas por violencia intrafamiliar tenía prohibición de acercarse a la víctima, medida cautelar decretada por los Tribunales. De inmediato, el fiscal llamó a Carabineros para alertar que el imputado estaba cometiendo un desacato flagrante, razón por la que fue detenido en la propia Fiscalía de Chillán. 


El imputado tiene dos causas por agredir a su pareja en Chillán y una tercera por el mismo delito en Viña del Mar, donde incluso ya tiene fijada una audiencia para un procedimiento simplificado que se realizará el 14 de febrero. 

El fiscal (s) de Chillán, Richard Urra, lo formalizó este martes por desacato y lesiones en contexto de violencia intrafamiliar. Pidió su prisión preventiva y el Juzgado de Garantía de Chillán acogió sus argumentos, entre ellos que la libertad del imputado era un peligro para la seguridad de la víctima. El Tribunal otorgó tres meses de plazo para la investigación. 

La Fiscalía Regional de Ñuble llamó a las víctimas de violencia intrafamiliar a denunciar y confiar en el sistema, el que también les brinda medidas de protección que les permiten estar seguras a ellas y a sus familiares. 

Si bien, contar con la declaración de la víctima es importante en un juicio, el desestimiento de estas, situación que con cierta frecuencia se da, no impide lograr condenas. 


Un ejemplo de lo anterior fue la pena de casi 13 años de cárcel que deberá cumplir un hombre de 28 años de Bulnes, quien fue llevado a juicio por la fiscal jefe de esa jurisdicción, Tamara Cuello, por una serie de delitos en contexto de violencia intrafamiliar que afectaron a su exconviviente. La víctima, en este caso, se retractó por temor, pese a lo cual el Ministerio Público decidió seguir adelante con la acusación y posterior juicio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario