jueves, 8 de agosto de 2019

Capacitan a productores arroceros sobre manejo del agua


AGRICULTURA .- By Mario San Martin   Agosto 08, 2019 Actividad realizada por INIA en marco de la ejecución de proyecto financiado por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), involucró a todos los actores de la cadena arrocera de Ñuble y Maule.

Con la finalidad de recibir entrenamiento en metodologías de riego más eficientes, 60 productores arroceros de Parral asistieron al curso “Sustentabilidad del cultivo del arroz a través del manejo eficiente del agua”.

La actividad se desarrolló en el marco del proyecto “Desarrollo de un sistema de riego eficiente y sustentable para el cultivo del arroz en Chile, una estrategia para disminuir la vulnerabilidad de este cultivo frente al cambio climático global”, que ejecuta INIA con el apoyo de FIA y el cofinanciamiento de las empresas Tucapel y Carozzi.

Al inicio del curso, el representante macrozonal de FIA, Robert Giovanetti, destacó el compromiso de los actores de la cadena arrocera en el proyecto y enfatizó que “esta iniciativa busca hacer un uso más eficiente del agua de riego en el cultivo, para lo cual se están manejando distintas formas, para cambiar la forma tradicional de conducir el agua a través de mangas y compuertas para llenar los cuadros”.

Con posterioridad, el investigador de INIA y director del proyecto, Gabriel Donoso, se refirió a los resultados alcanzados en condiciones de mínima disponibilidad de agua en el suelo, para un buen funcionamiento fisiológico de la planta de arroz. Adicionalmente, mostró un sistema de medición de nivel de agua que puede ser fabricado por el propio agricultor, sistema que permite controlar el nivel de agua en los cuadros a grandes distancias, sobre todo en sectores de difícil acceso.

Donoso destacó las ventajas y eficiencia del sistema de riego por mangas, en relación a la velocidad de entrada de agua y el llenado de los cuadros. Explicó que “se podría obtener hasta 1 kilogramo de arroz por cada metro cúbico de agua, a diferencia de los sistemas convencionales que, con la misma cantidad, solo llegan a producir 0,3 kilogramos”. Las estimaciones se han realizado con “registradores automáticos y sensores de humedad volumétrica de suelo TDR de alta precisión”. Este año corresponde la etapa de validación de la metodología en superficies mayores en campos de los agricultores.

Seguidamente, el jefe técnico de la Asociación Digua Perquilauquén, José Rojas, dio a conocer aspectos históricos y administrativos de la asociación, así como de la disponibilidad de agua en obras de riego. Ello permitió a los asistentes conocer los aspectos de mayor importancia acerca del principal embalse de la zona arrocera de Chile.

Tecnología para el riego en arroz

Por otro lado, los representantes de la empresa Riego por Pulsos Chile SPA, enfatizaron las ventajas del uso de mangas para el cultivo del arroz. Indicaron que “la tecnología aplicada permite incrementar la eficiencia del uso del agua, a través del uso de compuertas plásticas de fácil instalación y manipulación”. Agregaron que “el riego por pulsos permite regar de forma mucho más eficiente el cultivo, a través de una válvula automática que funciona con energía solar, donde el agua es entregada hasta la profundidad que las plantas (o las raíces) la requieren, evitándose pérdidas por percolación. Ventajas, desde el punto de vista del riego y de la fertirrigación que se puede realizar con este equipo”.

En tanto, el jefe de proyectos de Rubicon Water, Raúl Valdés, se refirió a los beneficios del control del caudal y la distribución del agua a los agricultores con gran precisión y equidad, sistema que fue desarrollado en Australia. Indicó que se trata de la tecnología más avanzada en su tipo, y que podría controlar la forma de distribuir el agua de riego en nuestro país. De hecho los asistentes al curso presentaron un alto interés en participar en un proyecto futuro.

Sustentabilidad para el arroz en Chile

En otro aspecto, la investigadora Viviana Becerra presentó las nuevas líneas de investigación en arroz que ha creado el equipo de Biotecnología de INIA Quilamapu desde 2010 a la fecha. Indicó que estas temáticas “han sido enfocadas hacia la sustentabilidad del arroz y han contado con el financiamiento de Fondecyt, Fondef, Innova Chile, FIA y Fontagro (agencia internacional)”.

Becerra destacó que se han generado en forma concreta dos variedades de arroz: Platino – INIA, primera variedad destinada a sushi, y Digua Cl primera variedad clearfield de grano largo ancho del país. Esta última es resistente a los herbicidas IMI, lo que permite rotar las variedades convencionales con las Clearfield, y por ende los herbicidas, evitando la resistencia que desarrollan las malezas. Este nuevo “sistema de producción de arroz Clearfield contribuirá a la sustentabilidad del cultivo” enfatizó.

La investigadora de INIA mencionó también que “las nuevas líneas de investigación, como la inocuidad alimentaria (arsénico y otros metales pesados) y emisión de gases de efecto invernadero” han despertado mucho interés en el sector arrocero. Agregó que, en especial, el proyecto Fontagro integra el uso de menos agua para disminuir las emisiones de metano (gases efecto invernadero). Se trata de un proyecto que integran también los investigadores INIA Gabriel Donoso, Marta Alfaro y Sara Hube, y que se vincula en su temática con el desarrollo de la COP 25 de Chile de fines de año.

Por último, el investigador Gabriel Donoso presentó los estudios relacionados con el estrés abiótico en arroz (bajas temperaturas), que han permitido establecer plataformas de selección de genotipos tolerantes a frío. El profesional explicó que “el conocimiento adquirido ha permitido evaluar los mejores genotipos, para medir el uso del agua en el sector arrocero y mejorar el riego en el arroz”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario