lunes, 29 de julio de 2019

El frágil sistema de fiscalización a las sanitarias


NACIONAL b.- By Soledad Neira - Óscar Riquelme   Julio 29, 2019 Quedó al descubierto  debido a la Crisis por agua en Osorno .-  Poco personal y recursos limitados hacen que gran parte del régimen se base en la confianza —vía reportes de las propias empresas— y en auditorías aleatorias.

“A lo menos hay que duplicar la cantidad de profesionales que tiene la Superintendencia de Servicios Sanitarios (SISS)”, dice el exsubsecretario de Obras Públicas (MOP) Sergio Galilea.

Con la crisis por los diez días que vivió Osorno sin servicio de agua potable, suspendido tras un derrame de petróleo en la planta Caipulli, de la Empresa Sanitaria de Los Lagos (Essal), quedó en entredicho el accionar de la compañía, pero también dejó en evidencia la precariedad con que trabaja la encargada de velar por la cantidad, calidad y continuidad, las tres “C” del agua potable para consumo humano.

Pese a que el número de clientes de servicios sanitarios llega a los 5,2 millones, la SISS tiene solo 30 fiscalizadores en el país, según datos en su página web.

“Menos de tres por región”, dijo esta semana el titular del MOP, Alfredo Moreno, en la sesión del Senado a la que fue citado para dar cuenta de la crisis en Osorno.

Las regiones de Arica, Tarapacá, Antofagasta, Coquimbo, Los Ríos, Aysén y Magallanes tienen un equipo formado apenas por un fiscalizador, un jefe regional y un ejecutivo de atención de clientes (ver infografía).

En el país hay 241 plantas de agua de empresas sanitarias, pero además la SISS debe fiscalizar sistemas administrados, por ejemplo, por municipios, como ocurre en Maipú o Puerto Octay, por lo que suman 385 en total.

“Efectivamente, nos faltan recursos y atribuciones. Tenemos menos de tres fiscalizadores en regiones grandes. Y es imposible pensar en una fiscalización efectiva en todo momento, en regiones que tienen 30 sistemas, 20 sistemas, y con dos o tres personas, es imposible”, sinceró desde la testera del Senado el superintendente (s) de la SISS, Jorge Rivas, quien lleva cuatro meses al frente de la institución.

Una falta de recursos que obliga a la SISS a suplir sus carencias apoyándose en las propias concesionarias.

“Tenemos que contemplar autocontroles, que hacen las empresas sanitarias y que nosotros auditamos, porque no podemos siempre estar ahí”, explica Rivas a “El Mercurio”.

Basado en la confianza, reconoce, “por supuesto que detectamos desviaciones y sancionamos”, pero en otras ocasiones no es tan fácil, “porque para determinar cuánta agua da una fuente, debiera estar varios días, en una fiscalización permanente para controlar caudales, pero no tenemos recursos suficientes para hacer algo así y por eso hacemos auditorías que detectan ese tipo de falencias (…). No podemos hacer todas las que quisieramos porque tenemos una limitación presupuestaria”, asevera.

Por ejemplo, en 2018 se hizo una auditoría a Essal en Osorno, “se contrató porque (la SISS) veía las vulnerabilidades que tenía y las posibilidades de que pudiera haber cortes de suministro”, dijo el ministro Moreno ante los congresistas.

“Se habían estado detectando falencias, en meses y años anteriores”, agrega Rivas.

Según informes de gestión de la SISS, las sanitarias entregan reportes de su desempeño, cumplimiento de normas de calidad del agua, número de cortes de suministro de agua y alcantarillado, reclamos de clientes y tiempos de respuesta, entre otros parámetros.

Se necesita “fiscalización en terreno y no aprobación de informes desde un escritorio”, dice el senador por Osorno Rabindranath Quinteros.

Algo de perogrullo, pero que en palabras de Rivas se ve, a lo menos, difícil. “Muchos fiscalizadores tienen un solo vehículo para trasladarse”, móviles que incluso tienen “más de 10 años de antigüedad, que no funcionan bien. Y tenemos limitaciones de recursos y también de atribuciones”, dice Rivas.

La SISS depende administrativamente del MOP. Consultadas por “El Mercurio”, exautoridades de esa cartera, como Sergio Bitar, Alberto Undurraga, Eduardo Bitran y Sergio Galilea, o el diputado Juan Antonio Coloma, de la comisión de OO.PP., coinciden en que es necesario mejorar la capacidad fiscalizadora de la entidad.

“La SISS, en el concierto latinoamericano de la regulación, es un organismo con prestigio (…). Lo de Osorno, y para que no se repita en otros lados, va a requerir reforzarla”, dice Undurraga.

“La SISS es débil para supervisar un servicio de trascendencia para el bienestar y la salud de las personas (…). En casos como estos tiene que haber un rol del sector público más potente en la fiscalización y en la regulación”, afirma Bitar.

“No solo por Osorno, sino por otras comunas donde ha habido problemas, por un elemento vital tenemos que tener especial cuidado. Soy partidario de las concesiones, pero también de una fuerte fiscalización a quienes las reciben”, dijo Coloma.

“No es suficiente ni ahora, ni antes”, dice Bitar y recuerda que la última ampliación de fiscalizadores fue en 2008. Ya la cantidad era muy baja”, asegura.

“No solo se le dieron atribuciones respecto del sector sanitario (a la SISS), sino también de fiscalización de riles, y no se ha generado la capacidad necesaria, especialmente en regiones”, advierte Bitran, quien aclara, por transparencia, que opina independiente de su condición de presidente del Club de Innovación, en el que Aguas Andinas es aportante.

SANCIONES

En 2016 fueron aplicadas 99 multas a empresas sanitarias por un monto total de 9.865 UTA, equivalentes a 5.467 millones de pesos.



Antofagasta, Concepción y Puerto Montt debieran tener a lo menos 6 u 8 profesionales. Primero, más fiscalizadores; procedimientos más ejecutivos, y sanciones significativas”.

Sergio Galilea

Exsubsecretario del MOP



La enseñanza que queda, si uno mira lo de Osorno y quiere prevenir hacia adelante, es que hay que reforzar a la SISS en varias regiones”.

Alberto Undurraga

Exministro del MOP



Con esto de Essal quedó demostrado que (las concesionarias) hacen lo que quieren. Hay que aumentar la capacidad no solo de la SISS, sino la de la fiscalización en todas las áreas de concesiones”.

Rabindranath Quinteros

Senador PS por Osorno



200 funcionarios (toda la planta de la SISS) es insuficiente. Y sin duda se requiere también fortalecer las capacidades regulatorias de la SISS (…) especialmente en regiones”.

Eduardo Bitran

Exministro del MOP

No hay comentarios:

Publicar un comentario