martes, 22 de enero de 2019

Camaleónico estafador oriundo de Bulnes hizo de las suyas en la capital

REGIONES .- By Mario San Martin   Enero 22, 2019 Quizás cualquiera creería que el tema de las cirugías plásticas para evadir a las autoridades y la justicia solo estaba ligado al mundo de los jefes narcos mexicanos o al fantasioso mundo del cine.

Pero lo que se destaparía el pasado 12 de enero en la capital no dejaría indiferente a nadie. Se trata de un ahora controvertido personaje nacido en Bulnes y que ha sido analizado en varios medios televisivos y de prensa durante la última semana. Aunque se ha pasado por alto la ciudad de origen de este individuo, además de sus primeros timos hace ya varios años a múltiples empresas locales y personas en un rubro similar al de las denuncias de Santiago: construcción e inmobiliaria.

Julio Antonio Contreras Lagos (Bulnes, 43) fue detenido días atrás por la PDI tras constatar tres órdenes de detención pendientes por el delito de estafa y cobros de imposiciones. Acumula 40 denuncias de fraude en el país, con un total de 25 víctimas que reclaman un monto que asciende a los 800 millones de pesos.

Su modus operandis consistía en presentarse con un nombre y cargo falsos: un empresario millonario del sur de Chile, con propiedades y fondos mutuos a su haber, encargado de proyectos inmobiliarios. Una vez que ganaba la confianza de sus víctimas, los socios de la misma inmobiliaria, accedía a sus cuentas bancarias.

El año 2016 Contreras ya había sido detenido en la capital, intentando este arrojarse al río Mapocho para escapar de la policía, acto que finalmente no tuvo éxito.

Pero lo que más llama la atención fue la forma de evadir los controles de los Tribunales. Contreras se sometió a 12 cirugías plásticas para cambiar su cuello, nariz, pómulos, mentón, abdomen y cintura, entre otras zonas de su cuerpo, por un monto cercano a los 34 millones de pesos, presentando en la clínica el nombre de uno de sus trabajadores. Según los especialistas policiales, esta estrategia obedece a alterar la morfología del rostro para evitar futuras detenciones policiales.

Su detención se produjo en el domicilio de Contreras en La Dehesa, cuando sus empleados del rubro de la construcción lo encararon por el no pago de sueldos y arriendos. Tras el altercado y amenazas con un arma blanca a uno de sus empleados, se produjo el control de identidad de la policía. Se determinó su verdadero nombre y antecedentes, con la impresión de sus huellas dactilares. El detenido no poseía patrimonio alguno a su nombre y las personas embaucadas aseguraron que, durante los siete meses que lo conocieron, siempre se presentó con un nombre distinto al conocido hoy en día.

Julio Contreras Lagos fue trasladado a Bulnes, donde están las denuncias antiguas por estafa, quedando en prisión preventiva mientras dura la investigación. El día 5 de marzo está prevista su reformalización de cargos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario