lunes, 11 de enero de 2021

Ruta dulce hacia mayores rendimientos


AGRO.- (Rothamsted Research ).- Hace tres años, los biotecnólogos demostraron en ensayos de campo que podían aumentar la productividad del maíz introduciendo un gen del arroz en la planta que regulaba la acumulación de sacarosa en los granos y producía más granos por planta de maíz.

Sabían que el gen del arroz afectaba el desempeño de una sustancia química natural en el maíz, la trehalosa 6-fosfato (T6P), que influye en la distribución de sacarosa en la planta. Pero estaban ansiosos por descubrir detalles más íntimos de las relaciones que gobiernan el aumento de la productividad.

«Ahora sabemos mucho más sobre cómo se ha logrado este efecto de rendimiento», dice Matthew Paul, quien dirigió el equipo angloamericano de Rothamsted Research y Syngenta, una empresa de biotecnología que también financió el trabajo. Los hallazgos del equipo se publican hoy en Plant Physiology . 

El maíz transgénico redujo los niveles de T6P en el floema, un componente importante de la red de transporte de la planta, lo que permitió que más sacarosa se trasladara a los granos en desarrollo y, de manera fortuita, aumentara las tasas de fotosíntesis, produciendo así aún más sacarosa para más granos.

El equipo también optó por apuntar al floema dentro de las estructuras reproductivas de la planta. «Estas estructuras son particularmente sensibles a la sequía: los granos femeninos abortarán», dice Paul, un bioquímico de plantas en Rothamsted. «Mantener la sacarosa fluyendo dentro de las estructuras previene este aborto».

Agrega: «Este es el primer estudio en su tipo que muestra que la tecnología funciona de manera efectiva tanto en el campo como en el laboratorio. También pensamos que esto podría transferirse a otros cereales, como el trigo y el arroz».

El tinte azul, en esta sección transversal de una mazorca de maíz, resalta el gen del arroz que controla la T6P en el floema de los granos. Crédito: Investigación Rothamsted.

No hay comentarios:

Publicar un comentario