sábado, 23 de enero de 2021

INIA mantiene desarrollo de variedades de trigos adaptadas a condiciones de cambio climático


En el Campo Experimental Santa Rosa en las afueras de Chillán el INIA Quilamapu desarrolla su programa de mejoramiento genético de trigo.

En medio de parcelas con distintos ensayos que en 56 años han generado cerca de 40 variedades de trigo, están los trabajos de generación de las variedades y de cómo éstas se van comportando y adaptando a las distintas condiciones de riego, suelo, temperaturas, plagas y enfermedades.

Iván Matus jefe del programa de trigo de INIA Quilamapu, explica que la tendencia es a generar nuevas variedades bajo una premisa agroecológica, desplazando el uso de productos químicos en sus distintas etapas de desarrollo. El investigador indicó además que cada nueva variedad es desarrollada por procesos naturales, rescatando características nutricionales y de rendimiento cada vez mejores para ser sembrado en distintas zonas agroecológicas en el centro sur de Chile.

El especialista muestra distintos tipos de trigo, partiendo por los más tradicionales y conocidos por los productores, hasta aquellos con características particulares como la variedad Millán-INIA destinada a la producción de un pan integral blanco,lo que representa una alternativa saludable y de muy buena calidad nutricional en una creciente demanda por panes diferentes.

También destaca el hecho de que es enla región de Ñubledonde se concentra la producción del trigo candeal destinado a la producción de pastas (tallarines, fideos, etc.) en Chile.

Variedades de trigos chilenos

La generación de variedades de trigo contribuye de manera importante a la seguridad alimentaria de Chile, explica el investigador jefe del programa de mejoramiento genético de trigo de INIA Quilamapu, Iván Matus, quien añadió que el consumo de pan en Chile varía entre 86 y 90 kilogramos per cápita, siendo el segundo o tercer país con más consumo de pan en el mundo, aunqueen el país sólo se produce aproximadamente el 60% de la demanda, debiendo importarseel 40% restante.

Matus sostuvo que en la generación de variedades de trigo, INIA ha enfocado su quehacer al desarrollo de variedades de trigo harineros (para la producción de pan) de primavera y trigo candeal (industria de las pastas) en un escenario de cambio climático, donde la escasez de agua, y la mayor presencia de plagas y enfermedades, deben conjugarse con una mayor y mejor producción de alimentos que sean sostenibles en el tiempo. En ese sentido, el investigador destacó el trabajo permanente para asegurar la generación de variedades de trigos de gran calidad nutricional y que resulten atractivos para los agricultores a pesar de las adversidades climáticas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario