miércoles, 23 de septiembre de 2020

Desde Itata lanzan primer vino en lata del país


AGRO.- (ladiscusion.cl).-El primer vino en lata del país es del Valle del Itata y lo lanzó hoy lunes al mercado la empresa La Trilla, formada por cuatro emprendedores que identificaron en este segmento una oportunidad de crecimiento en el mercado nacional e internacional.

Los socios detrás de esta innovación son Kurt Schmidt, chef y dueño del Restaurante 99, destacado entre los 50 mejores restaurantes de América; Alejandra Muñoz y Nicolás Cañas, viñateros dueños de la Viña La Fábula, de Guarilihue, en Coelemu, además impulsores de la Agrupación de Viñateros del Cinsault de Guarilihue; así como Camila Hernández.

Según manifestó Kurt Schmidt, socio del proyecto “La Trilla” se inspira en el rescate de los productos de la vid, las raíces del vino y la tradición del campo chileno. Incorporando una visión contemporánea, amigable con el medio ambiente, sustentable y de calidad.

“Nos inspira una constante búsqueda por el origen y las raigambres culturales vinculadas al territorio y la identidad que existe tras cada producto, productor y región. El terroir nos entrega vinos y destilados que son el fiel reflejo de su origen, estos son los valores que consideramos inestimables y que nos mueven para cada creación”, afirmó Schmidt.

El emprendedor detalló que esta primera colección tiene su origen en tres cepas tradicionales del Valle del Itata: Cinsault, Moscatel de Alejandría y País. Planteó que si bien están partiendo el emprendimiento con este producto en el mercado local, la apuesta es llevar estos vinos tradicionales a Estados Unidos y Europa, para lo cual dijo que espera tener el apoyo de ProChile.

Por su parte, Nicolás Cañas, socio de la Viña La Fábula, expuso que “las uvas o vinos son nuestros y otros provienen de Omar Fuentealba, dueño de la Viña San Vicente, también de Guarilihue. La idea es realizar un trabajo asociativo, productos novedosos como estos permiten diversificar y desarrollar la industria local del vino, dando valor agregado al territorio y a los vinos de Itata. Por eso las proyecciones de crecimiento van de la mano con el crecimiento de todos, por ejemplo, a futuro poder trabajar con Moscin (empresa asociativa de viñateros de Guarilihue) que tienen sello de Comercio Justo, con quienes ya hemos tenido acercamientos”.

El productor aseguró que “los procesos de vinificación son convencionales, tratando de ser lo más artesanal posible, asegurando la calidad del producto final”. En esa línea, comentó que los vinos La Trilla “se vinifican en nuestra propia bodega, una antigua bodega patrimonial de adobe, estructura de madera y techumbre de tejas, que ha sido recuperada para la elaboración de los vinos”. El proceso de enlatado, en tanto, se realiza en Santiago.

Mercado

Cañas subrayó que el vino en lata ya no es algo extraño en el mercado del vino de Argentina, España o Estados Unidos, y reconoció que este formato abrió una nueva categoría y se proyecta como una nueva tendencia internacional. En Chile, solo existen en lata los espumantes de Santa Rita y Carmen.

Los vinos de La Trilla se venden en pack de tres latas de 260 centímetros cúbicos cada una, de manera de disfrutar las tres cepas. El costo por lata es de $2.300 y se pueden adquirir directamente a través del Instagram @latrillachile

Alejandra Muñoz, otra de las socias de “La Trilla” y viñatera del Valle del Itata, explicó que este formato es ideal para el consumo individual, y resaltó que el vino se mantiene en óptimas condiciones, desde el punto de vista técnico, con una lata especialmente fabricada para vinos. “La calidad de un vino en lata y en botella, es exactamente la misma, y las condiciones de estabilidad en la lata son óptimas para su consumo”.

“Apostamos que la próxima temporada veraniega puede ser el escenario idóneo para la irrupción del vino en lata en nuestro país.”, cerró Muñoz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario