miércoles, 6 de mayo de 2020

La crítica temporada para la miel


AGRO.- (Revista del Campo, El Mercurio).- Debido a la sequía, en el sector se agudiza la crisis que enfrenta desde el año pasado, especialmente en la zona central,
con una caída en la producción superior al 60%. •Esta semana se concretará la primera exportación de miel chilena a China, que abre auspiciosas oportunidades comerciales. Paloma Díaz Abásolo.

85% de la producción chilena de miel se exporta y Alemania es el principal mercado de destino.

1.400 toneladas al año suma el consumo interno, indica un informe de ProChile.

En San Francisco de Mostazal, en la Región de O'Higgins, el apicultor Patricio Madariaga recuerda que hace cinco años la producción normal de miel que obtenía variaba entre 20 y 25 kilos por colmena, muy por encima de los entre 10 y 15 kilos que ha cosechado en los últimos años, y de la casi nula producción de esta campaña. Por ello asegura que el sector vive una dura crisis.
Ya el año pasado se hablaba de la peor temporada en cuatro décadas para la miel chilena, pero esta ha sido aún peor, debido a que se agudizó la sequía en 2019, obligando a varios apicultores de la zona central a mover sus abejas al sur para evitar la muerte de las colmenas.

“Este año me trasladé a Cauquenes y Los Ángeles, para tratar de obtener más producción, pero no tuve nada. Como las abejas dependen de la miel que recolectan en el bosque nativo, dependen de las lluvias y eso al parecer no se dio. De hecho, muchos apicultores se fueron más al sur, a la X Región”, afirma Madariaga, quien preside Fedemiel, organización que reúne a productores entre Valparaíso y Los Lagos.


Si bien no existen estadísticas oficiales de la producción nacional de miel o por regiones, se estima que la cosecha de 2020 alcanzaría a menos del 40% de un año normal.
“La temporada está terminando y no tenemos todos los datos, pero sí se puede afirmar que es una temporada peor que la del año pasado, con producciones casi nulas entre Los Vilos y la Región de Valparaíso”, dice el líder de los apicultores.

Junto con la menor producción, aseguran que los precios no han subido en la misma medida que la caída en el volumen, y se mantendrían en torno a $1.800 por kilo.
“No se ha visto reflejado en la comercialización el alza del dólar ni la menor producción o escasez de miel, ya que los compradores salieron a comprar al mismo precio que el año pasado, subiendo un poco al término de la temporada”, asegura Patricio Madariaga, aunque empresas comercializadoras afirman que los precios han estado en torno a un 30% más altos que en 2019.

Diferenciarse en China
Luego de cinco años de negociaciones, a fines del año pasado se firmó el protocolo fitosanitario para autorizar las exportaciones de miel chilena a China, tras lo cual mañana se concretará el primer envío, por parte de JPM Exportaciones.
A diferencia de lo que se hace con otros mercados, como Alemania, a los que se exporta miel en envases de 300 kilos, en el caso de los asiáticos se apostará por un producto gourmet, que llegará directo al consumidor final en formatos de 500 y 250 gramos, que en este primer despacho sumará un total de 1.680 kilos, detallan desde el SAG.

“Como empresa, llevamos dos años haciendo un trabajo comercial en China sobre cómo posicionar la miel chilena, y la idea es ser la primera alternativa a la miel de Nueva Zelandia, que hoy es diez veces más cara que una miel común”, explica el gerente comercial de JPM Exportaciones, Juan Pablo Molina.

Una de las razones que explica el éxito de esa miel, de la empresa Manuka, es que tiene certificadas sus propiedades antibacterianas, por lo que también se utiliza en la industria cosmética y de nutracéuticos, y puede costar US$ 200 el medio kilo, según un informe de ProChile.

Para avanzar hacia una diferenciación, los exportadores chilenos ya tienen una estrategia. El primer envío de JPM Exportaciones corresponde a miel que cuenta con la certificación Active Patagonia Factor (APF) de la Universidad Católica, que asegura que el producto tiene distintos niveles de propiedades antibacterianas frente a la salmonella, Escherichia coli y estafilococo, además de estar libre de plaguicidas.

“Estamos realizando una gran inversión en márketing para dar a conocer el factor chileno de la miel y nuestra meta para este año es enviar dos contenedores de miel fraccionada a China, por lo que pretendemos manejar volúmenes similares a los de Europa en el mediano plazo, ya que toma más tiempo desarrollar una imagen y marca”, explica Juan Pablo Molina.

Reinas en problemas
Uno de los productos apícolas menos conocidos son las reinas y paquetes de abejas, material genético que se produce en Chile y que se exporta a países del hemisferio norte, principalmente a algunos de Europa y a Canadá, que las requieren antes del inicio de la temporada de producción de miel.
El país exporta al año unas 40 mil abejas reina y casi 800 paquetes o colmenas de abejas, según datos del SAG, que este año están en riesgo debido a la falta de medios de transporte como consecuencia del coronavirus, principalmente a Canadá, porque deben viajar en avión.

Uno de los afectados es el apicultor José Miguel Fuentes, en Buin, que en diciembre del año pasado comenzó a preparar diez mil abejas reina para enviar a Canadá durante mayo, para lo cual ya tiene un contrato firmado y que le significó una inversión de $35 millones.

“No tenemos aerolínea para poder llevarlas a Canadá, ya que no podemos enviarlas por vía marítima, porque es un recorrido muy largo y las abejas morirían en el camino, y tampoco es posible hacer escala en Estados Unidos, porque se trata de material biológico y no puede ingresar”, asegura.

El precio de cada abeja reina bordea los 34 dólares canadienses, equivalentes a unos 24,5 dólares estadounidenses, y ocupan un volumen de carga reducido, por lo que incluso en condiciones sanitarias normales es una carga poco amigable para las aerolíneas —según relatan los apicultores— porque el riesgo de muerte de los insectos es alto si no van en un rango de temperaturas adecuado.

“Se dice que en los próximos días llegará un avión de carga que irá a Canadá, pero seguramente se le dará prioridad a otras industrias exportadoras, y no sé si podré enviar mis reinas, por lo que sería muy beneficioso que el Ministerio de Agricultura pueda intervenir por los apicultores que necesitamos exportar”, dice José Miguel Fuentes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario