lunes, 11 de noviembre de 2019

Equipo de rafting de San Fabián clasificó a China 2020


DEPORTES.- (ladiscusión.cl).- Se criaron a orillas del Río Ñuble, respirando aire puro, contemplando la montaña y soñando con remar rumbo a la gloria.
El equipo sub-19 del Club Pumas Rafting de San Fabián de Alico, integrado por los esforzados jóvenes Willy Cádiz (17), los gemelos David y Daniel Reyes (capitán, 17), Gabriel Espinoza (17) y Patricio Jiménez (18), clasificó al Mundial de China 2020 tras brillar en el reciente Nacional disputado en San Fabián de Alico.

Alcanzaron un sueño por el que lucharon ocho meses palada a palada en el caudal del torrentoso río y ahora sus familias de esfuerzo, se las ingenian para buscar recursos que les permitirán financiar diversos aspectos del viaje a China.

Cinco esforzados palistas
Willy Cádiz, tiene 17 años, es alumno del Liceo Jorge Alessandri Rodríguez de San Fabián y comenzó hace 8 meses a practicar rafting tras recibir una invitación del presidente del Club Ñuble River, Claudino San Martín.
“Ha sido un camino difícil, son pruebas realmente duras, pero siempre hemos dado lo mejor de lo nuestro. Seguiremos entrenando para dar una buena demostración y sacar un lugar en el Mundial de China 2020”.

Reunir recursos para la cita planetaria es ahora el objetivo del equipo sub19. “Esto ha sido difícil, pero todos los granitos de arena se suman para una sola causa”. De cara al Mundial, el objetivo está claro: “Sacar a nuestra comuna y club adelante, pero siempre llevarlo con la misma humildad con la que partimos porque esto es lo que nos apasiona”, reflexiona.

Los gemelos Reyes
Daniel Reyes tiene 17 años, es el hermano gemelo del capitán de la embarcación y equipo, David, y además palista reserva.
“Llevo un año viviendo acá. También me invitó el presidente del club, Claudino San Martín, y llevamos siete meses entrenando. A nivel nacional vamos bien, nos hemos esforzado día a día y en el Mundial nuestra meta es dejar en alto el nombre de San Fabián. Hasta ahora nos ha ayudado Ñuble River, y nuestras madres nos han ayudado mucho, gracias a ellas se nos han ido dando cosas. Quizás asomamos como la generación de recambio, pero hay que tomárselo con humildad”, subraya.

Su hermano y capitán, Daniel, detalla su rol: “Tengo que ir a las reuniones de capitanes, uniendo al grupo que es lo más importante ante todo, tenemos buena comunicación y compañerismo, que es lo primero ante todo”, relata el alumno del Colegio Darío Salas de Chillán y cadete de Ñublense.

Trabajo en equipo
Gabriel Espinoza, palista de 17 años y también nativo de San Carlos, declara que “tuvimos una buena participación y rendimiento en el Nacional porque entrenamos todos los días y tratamos de no fallar a los entrenamientos, siempre tratando de no pelear y en-tendiendo al compañero. Es un trabajo en equipo”. Gabriel explicó cómo se distribuyen en la balsa.

“David, que es el capitán, va a la izquierda adelante. Él se preocupa mucho de corregir y abrir el tema del slalom. Willy va atrás a la izquierda, se preocupa de corregir y afirmar la balsa y también tirar mucho. Yo voy atrás, a la derecha, me preocupo de corregir y tirar tratando de no tirar. Y Daniel, trata de corregir y abrir para el slalom y tratando los de atrás, Willy y yo, apoyar a los de adelante, gritándonos para seguir adelante. Nuestro sueño es dejar bien posicionado a nuestra comuna en el Mundial de China y a nuestro país”.

Patricio Jiménez, lleva tres años metido en el Río Ñuble. Sus primos y tíos, lo motivaron, ya que poseen una empresa de deporte aventura. “Para el verano iba siempre y empecé a trabajar en la empresa, después me encontré con los chiquillos y formamos un gran grupo. Hemos conseguido un gran grupo y queremos seguir consiguiendo muchos más. La clave es trabajar siempre en equipo, sin pelearse, siempre positivo. Para China ojalá poder pelear un lugar y ojalá ganarlo. Darlo todo para dejar en alto a San Fabián y a Chile. Estamos viendo temas del Gobierno si podemos ganar proyectos en dineros o equipamientos, queremos hacer fiestas para tener recursos y vamos a ir probando. Por ejemplo una balsa vale un millón y medio y una profesional dos millones a dos millones y medio”, sentencia, ilusionado como todos sus compañeros que se forjaron en un río.



No hay comentarios:

Publicar un comentario