miércoles, 7 de agosto de 2019

Productores de lupino potencian presencia en rubro acuícola


AGRICULTURA .- By campo sureño   Agosto 07, 2019  Tras suscribir Cargill Chile en 2016 un acuerdo con el Centro de Genómica Nutricional Agroacuícola (Cgna) para producir el Lupino AluProt a mayor escala, un desafío era entregar herramientas a los productores agrícolas de este vegetal

para mejorar la toma de decisiones respecto de la productividad de sus campos, aumentando su productividad y rentabilidad.

El vegetal ha sido identificado en los últimos años como un eficiente sustituto agrícola a la proteína que aportan insumos del mar, obedeciendo a una creciente demanda de mercados por abastecerse de insumos lo más sustentables posibles.

Así, a fines de junio Cargill Chile oficializaba su alianza con TechnoServe, ONG a cargo de capacitar a cinco cooperativas mapuche de la comuna de Padre Las Casas (Región de la Araucanía), donde participan 25 socios y representantes de 16 comunidades indígenas. Así, se espera capacitar a unos 100 agricultores, beneficiando por ende a unas 400 personas que finalmente subsisten de esta actividad. Cabe destacar, que el producto es comercializado a través de la empresa NGSeed, cuya propiedad en parte pertenece a las mismas cooperativas participantes del programa (el resto es de la Cgna).

COMUNIDADES INDÍGENAS Y DESAFÍOS

Bambino Caire es hijo de inmigrante francés, con una amplia historia agrícola y directiva en el rubro. Es el presidente de la cooperativa Huichahue Newén, una de las cinco que están en el programa. Las otras son Peniwén, Moñenco, Los Robles y Wullagro.

Sobre el trabajo que se está realizando con TechnoServe y el dedicarse a la producción de Lupino Aluprot, Caire comenta que “estamos muy ilusionados porque el centro (CGNA) dice que tiene una variedad nueva, entonces estamos a la espera de eso y bien ilusionados para poder aumentar un poco más la producción. Si se aumenta la producción se potencian los ingresos y eso trae mejoras para todos”.

Caire enfatiza que el vegetal tiene también otras implicancias positivas: “Es una muy buena alternativa para nosotros. También sirve mucho para la rotación de cultivos; sabemos que si plantamos lupino vamos a tener una buena cosecha de trigo. Le aporta más nutrientes a la tierra y eso es beneficioso para nosotros”.

Valor compartido

Los recientes talleres se han enfocado en reforzar conceptos básicos de la producción agrícola, como medición de terrenos y cálculos de inversión y retornos, entre otros temas. Una metodología que genera acogida entre los productores, muchos de ellos de raíces mapuche.

Al respecto, Corina Rivas, directora País de TechnoServe, enfatiza al término de uno de los talleres que su foco es “hacerlos pensar sobre si miran el campo como un negocio, sobre si están pensando antes de plantar…Tratar de abrir un poco la mente de los agricultores en no seguir haciendo lo mismo siempre, sino que tratar de que antes de volver a plantar hagan un par de cuentas y vean si el cultivo va a ser rentable o no”.

Desde Cargill Chile valoran el desarrollo de estos talleres. Su gerente de Compras, Cristián Vera, ha sido de uno de los profesionales de la empresa a cargo de empujar el proyecto. Sobre su progreso, destaca que “es un camino muy interesante y valioso, pues nos ha permitido involucrarnos con comunidades que no conocíamos, a la vez que avanzamos por lograr una cadena de abastecimiento más sostenible. Esperamos que los productores puedan progresar, por el bien de su actividad, de ellos y sus familias, y de mejorar los estándares de nuestra industria”.

En tanto, Paula Carvajal, jefa de Marketing y Comunicaciones de Cargill, agrega que “esto es un proyecto de valor compartido, pues une de forma inédita a la agricultura con la actividad acuícola, y de forma muy sustentable, ayudando a los productores y sus comunidades a prosperar, valor que promovemos a nivel mundial como compañía”.

La metodología de trabajo de TechnoServe contempla talleres con cada cooperativa, a los cuales asisten dirigentes de todas ellas, complementado con asesorías individuales que consultores de la ONG realizarán especialmente a cada organización. Se proyecta que en noviembre culmine la intervención, con la finalidad de acercarse a una producción a escala que permita el definitivo ingreso del Lupino Aluprot al rubro acuícola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario