lunes, 31 de agosto de 2020

Piden transparentar proyecto Embalse La Punilla

Coordinadora ambiental Ñuble sustentable y libre de contaminación
Declaración Pública
Últimamente se ha intensificado la presión político-empresarial ante el gobierno para que en este período se inicie finalmente la construcción del Embalse La Punilla, diseñado para represar 625 millones de metros cúbicos del agua del río Ñuble para riego y generar 525 Gwh (gigawatts hora) de energía eléctrica, como promedio anual. Este proyecto comprende una superficie de 2.714,3 hectáreas, de las cuales se inundarán 1.700 hectáreas, generando un gran impacto en la cuenca hidrográfica.
Para las autoridades y gremios empresariales esta es “la obra más emblemática de Ñuble” y, además, un compromiso gubernamental que es necesario cumplir.

Como es de conocimiento público, este megaproyecto se ejecutaría en la modalidad de concesión privada, con un importante aporte estatal vía subsidios. El contrato le fue otorgado por el MOP (21/03/2016) a la Sociedad Concesionaria Aguas de Punilla (consorcio italiano Astaldi Concessioni S.R.L), que enfrenta problemas financieros y ha cuestionado el diseño. El contrato aún no cuenta con proyectos de ingeniería aprobados. El MOP solicitó el término del contrato y todo está paralizado a la espera de la resolución de la Comisión de Arbitraje. Además, pesa un orden judicial que dictamina no construir las obras hasta terminar plan de relocalización.

Ante estas dificultades, los agricultores y gremios empresariales, en la visita del Presidente Piñera a Ñuble el 20 de agosto, le demandaron el cumplimiento del compromiso y solicitaron aumentar el financiamiento estatal utilizando “algún fondo de reactivación económica o de reasignaciones presupuestarias” con cargo a los 12 mil millones de dólares definidos para los próximos años.
Creemos que ha llegado el momento de abrir un debate sobre la conveniencia o no de ejecutar el embalse tal como está. La ciudadanía tiene el derecho de saber quiénes serán los beneficiados de este proyecto, quiénes son los propietarios a perpetuidad de los derechos de agua y cuántos derechos de agua están disponibles para los pequeños agricultores y cuáles son los impactos ambientales y productivos reales.

Un exseremi de Agricultura dijo que quienes se oponen al Punilla lo hacen por ignorancia. Sostuvo que el embalse dará seguridad de riego a 70 mil hectáreas y que el 70% de los beneficiados son pequeños agricultores, en donde está radicada buena parte de la pobreza, y con los cuales habría que ser solidarios.

Sería muy interesante conocer cuánta tierra y cuántos derechos de agua tiene ese 70% de  pequeños agricultores y cuántos, el restante 30%. El proyecto se diseñó para asegurar el riego para 60 mil hectáreas -que ya están bajo riego- y por tanto, no es difícil conocer la composición social de los dueños de esas tierras. Sin embargo, hay dudas respecto a si las 10 mil nuevas hectáreas que se incorporan al riego, serán para aquellos que históricamente han sido marginados de agua, los pequeños agricultores. Lamentablemente, las organizaciones que podría representarlos no han sido consideradas como corresponde en el debate del proyecto.

Es de conocimiento general que en las cuencas hidrográficas ya no existen derechos de agua disponibles y que los caudales han disminuido drásticamente debido a la intervención humana y al cambio climático. Como también, que la única manera de generar nuevos derechos es embalsando aguas invernales, pero los nuevos derechos entran a un mercado altamente especulativo que no asegura que se usen en riego. No hay seguridad de que en las actuales circunstancias de crisis hídrica y escasez de agua exista el recurso suficiente para embalsar, sin afectar irreversiblemente los ecosistemas aguas abajo de la represa. ¿Cuáles serán los efectos en la cuenca del río Ñuble? ¿Existirá o se respetará un caudal ecológico? ¿La Punilla será capaz de mantener el embalsamiento proyectado en el curso de los años? ¿Es un proyecto sustentable? ¿Cómo asegurar que en el futuro esta mega-construcción no se transforme en un elefante blanco desperdiciando los recursos financieros de todos los chilenos?

Sin duda que, con el avance tecnológico, este proyecto se ha ido quedando obsoleto y encareciéndose cada día más. Hoy producir energía eléctrica mediante embalses es muy caro y contaminante. En el último informe de la CNE vemos que la inversión para producir un Kw mediante embalse asciende a 4.439 USS/Kw; en cambio la solar fotovoltaica, 871 USS/Kw; la fotovoltaica con almacenamiento, 1.539 USS/Kw o la Eólica con almacenamiento, 1.891 USS/Kw. Adicionalmente, la construcción de un embalse de esta naturaleza requiere a lo menos cinco años y las fotovoltaicas, solo un año.

Por otra parte, el embalse La Punilla, al tener doble propósito, riego y energía eléctrica, pone en duda el objetivo de riego agrícola, porque ante un escenario de escasez hídrica, el operador de la hidroeléctrica, no permitirá que el embalse se vacíe más allá de la cota acordada, para asegurar su producción en verano. Aunque se diga que el riego prevalece, en la práctica se ha visto que es todo lo contrario. Así, ante una gran sequía los agricultores no podrán ocupar el agua que requieren. Para evitar este escenario, se pretende construir una mega obra cuya capacidad de embalse duplica las reales necesidades de la agricultura, provocando un incalculable impacto ambiental en la cuenca hidrográfica.

Estamos conscientes que la región de Ñuble, que tiene vocación agrícola, necesita riego para sostener el crecimiento de sus superficies cultivables y añadir otras áreas. Pero no está claro que la solución al déficit de agua se resuelva con mega-embalses. Podría ser una sumatoria de obras a menor escala, menos invasivas, como proyectos de embalses fuera de línea (que permiten acumular el exceso de agua y no afecten de manera irreversible los cauces naturales de los ríos), acumuladores de aguas lluvias, tecnificación del riego, impermeabilización de canales, etc. También se necesita un cambio de mirada. No se puede permitir que se insista en que “el agua se pierde en el mar”. Ese es el ciclo natural del agua. No se desperdicia, permite la mantención de los ecosistemas, las lluvias, la biodiversidad en cordillera, valles y costa y es el sustento de la pesca artesanal.

Las organizaciones que suscribimos, no somos los dueños de la verdad, pero el sentido común indica que es necesario rediseñar este proyecto de acuerdo al nuevo escenario climático, tecnológico, energético y ambiental. El proyecto no se ve viable desde el punto de vista económico, ambiental, social y no será una solución real para los pequeños agricultores ni menos para la agricultura familiar campesina, en donde está radicada la pobreza rural.

La solución no pasa por “destrabarlo en 6 meses” como se anunció, sino que realizar un diseño de ingeniería que asuma la nueva realidad: escasez hídrica prolongada con precipitaciones  acumuladas anuales menores a las normales, aumento de la temperatura y mayor demanda de agua por parte  de los cultivos. Es decir, menor oferta de agua y mayor demanda del preciado elemento, significa que ante una misma capacidad de embalse, disminuyen las hectáreas beneficiadas.

Lamentamos que los gremios empresariales en una suerte de voluntarismo estén forzando a construir una obra obsoleta, de alto costo y que genera un enorme impacto ambiental. 

Equipo Coordinador
Ulises Lari Silva, Coordinadora Ambiental Ñuble Sustentable y Libre de contaminación
César Uribe Araya, Coordinador Movimiento en defensa del Río Ñuble
Angélica Cuevas Palominos
Antonio Arriagada Vallejos
Manuel Palacios
Cristóbal Bustos
Richard Pincheira
Bernardo Fuentes
Alfonso Galaz
Organizaciones de la Región de Ñuble que adhieren
1.- Comité Ambiental Comuna Chillán Viejo
2.- Asociación Parque Juan Schleyer
3.- Comité Borde Costero Colmuyao
4.- Asociación de Desarrollo Territorial Sostenible Quillón, Ránquil y Florida
5.- Movimiento Social en defensa del río Ñuble, Ñuble Libre.
6.- Asociación de Consejeros de la Sociedad Civil de la Región de Ñuble, ACOSOC ÑUBLE
7.- Comité Unión Diguillín
8.- Asociación Defensas del Entorno Ecológico y Patrimonial Sector Poniente Río Ñuble, ADEEP
9.- Todos Somos Cobquecura, TSC
10.- Pemuco sin Termoeléctricas
11.- ASACH, Agrupación Socio Ambiental Chillán,
12.- Asociación de Abogadas Feministas de Chile, Ñuble
13.-Centro Cultural y de Estudio de los Sectores Subalternos, San Carlos
14 - Centro de Estudiantes de Trabajo Social de la Universidad del BioBío
15.- Movimiento Social por la Defensa del Diguillín, Somos Diguillín
16. - Asociación de Viñateras Bravas del Itata, Presidenta Sra. Seferina Riquelme
17.- Acción Comunitaria Ránquil.
18.- Asociación Desarrollo Rural de Chillán
19.- Plantemos Nativo, San Carlos
20.- Movimiento Diguillín Libre
21.- Centro Cultural Huella del Diguillín
22.- Centro de Estudiante de Ingeniería en Recursos Naturales de la UBB
23.- Coordinadora General de la ONG Limpiando Inconscientes.
24.- Unión Comunal de Comités de Agua Potable Rural de San Nicolás
25.- Cooperativa Campesina de Viñateros Agroecológicos de San Nicolás, Presidenta Sra. Nuvia Ortiz.
26.- Comité Campesino de Huampuli, San Nicolás, presidente Sr. José Álvarez
27.- Ambiente Sostenible ONG.
28.- Federación Democrática de Profesionales de la Salud, Fedeprus Ñuble
29.- Federación de Estudiante de la Universidad del Bío Bío, Chillán
30.- Movimiento de Defensa del Agua, la Tierra y la Protección del Medioambiente de Ñuble
31.- Unión Comunal de Juntas de Vecinos, San Ignacio
32.- Asociación Cultural La Carreta de San Ignacio
33.- Agrupación Defensa y Conservación de la Flora y Fauna Yungay. ADECOFFY
34.- Federación de Estudiantes Universidad de Concepción Campus Chillán
35.- Agrupación Comunitaria Los Lleuques
36.- Agrupación Los Huemules
37.- Comité de Defensa del Borde Costero Taucú, La Achirra y Santa Rita.
38.- Organización Festival de Aguas Libres, ÑubleFest
39.- -Sindicato de Trabajadores Eventuales del Agro, San Carlos
40.- El Movimiento de Defensa por el acceso al Agua, la Tierra y la Protección del Medioambiente,   MODATIMA ÑUBLE
41.- Coordinadora Kodo a Kodo de San Carlos
42.- Confederación Nacional Sindical Campesina del AGRO y Pueblos Originarios Ránquil
43. - Centro Cultural Kelü Liwen, San Carlos
 44. - Centro Cultural Pablo Neruda, San Carlos
Organizaciones de fuera de la Región de Ñuble que adhieren
45.- Red de Actrices Chilenas; RACH
46.- Corporación Privada para el Desarrollo de Aysén, CODESA
47.- Juan Carlos Muñoz Cortés, Presidente de ACOSOC Región de Bío Bío.
48.- El Movimiento de Defensa por el acceso al Agua, la Tierra y la Protección del Medioambiente, MODATIMA Bío Bío
50.- Sindicato de Taxis Provincia de Bío Bío
51.- Coordinadora No Alto Maipo
52.- ACOSOC Provincia Bío Bío
53.- San Pedro Sustentable
54.-. Movimiento Ciudadano Salvemos el Lago Nonguen
55.- Coordinadora por la defensa del alto Caracol
56.- JJV N° 59 Parque Central Hualpen
57.- Asamblea Ambiental Bío Bío
58.- Consejo Territorial La Blanquita Codegua
59.- Red por la Defensa del río Queco
60.- Red de Humedales del Bío Bío
61.- Red de Ríos Libres
62.- Centro Ecológico Cultural Longavi
63.- Asamblea Conce Centro Organismos no Gubernamentales ONG y Fundaciones que adhieren
64.- Programa Chile Sostenible
65.- ONG Dosel, San Fabián
66.- ONG Ecosistemas
67.- Friday for Future, Concepción
68.- ONG Malenleubu
69. - Fundación Origen
70.- ONG Somos Cuenca
71.- ONG Colectivo El Queule de Wallpen
72.- ONG Conciencia Sur 73.- ONG Estudio Trival
74.- Fundación Tanti 75.- ONG Ríos to Rivers
76.- Fundación Ética en los Bosques
77.- ONG Defensa Ambiental
78.- ONG Movimiento Antuko Resiste
79.- ONG Rappers de Montaña
80.-ONG Somos Bío Bío
81.- Geoturismo Chile



No hay comentarios:

Publicar un comentario