martes, 4 de febrero de 2020

Variedades de uva de mesa que han dado luces de ser exitosas en Chile


AGRO.- (Rolando Araos Millar).-  Hasta hace un par de años, producir variedades de uva de mesa como red globe, flame, thompson seedless, crimson o superior seedless era sinónimo de éxito comercial.
Sin embargo, con el paso de los años, el mercado ha empezado a buscar uvas con mayor calibre, alta fertilidad y, por tanto, una mayor cantidad de kg/ha, pero también con nuevos sabores, formas, aromas e incluso facilidad para tomar color.

Chile ha avanzado con lentitud en este recambio, debido al modelo de negocio con que se partió y los costos involucrados.

“El negocio de la uva de mesa es caro y de alto riesgo y la rentabilidad es cada vez más reducida debido a la competencia externa, sobre todo con países del hemisferio sur. Por eso, se hace necesario buscar nuevas estrategias productivas, nuevas variedades que se adapten bien a nuestras condiciones de suelo y clima, que sean capaces de levantar rendimientos y calidad, logrando así una mayor competitividad”, aseguró Carolina Cruz, presidenta de Uvanova, en la última Fruittrade.

En este contexto, los expertos advierten que es hora de comenzar a implementar, estudiar y validar nuevas variedades con el fin de evitar que el negocio se ponga más cuesta arriba de lo que ya está.
Características y cuidados

En Fruittrade 2019 fue común escuchar que en los últimos años se han plantado muchas nuevas variedades de uvas de mesa en distintas zonas del país, las cuales se caracterizan por alcanzar rendimientos atractivos, tener un manejo relativamente fácil y requerir un bajo uso de los reguladores de crecimiento.

Entre las variedades que han mostrado mejores resultados en el país figuran timco, allison, sweet celebration y scarlotta, entre las rojas; arra 15, timpson, sweet globe y autumn crisp, entre las blancas; y maylen o iniagrape-one –desarrollo chileno-, melody, adora, sweet favor y sable, entre las negras.


“Estas han dado luces de éxito, ya que se han adaptado bien en varias zonas de Chile. Sin embargo, aún hay que seguir aterrizando sus manejos para que alcancen su mayor potencial productivo”, plantea Carolina Cruz.

A continuación, revise las características de seis de las variedades más valoradas por los expertos:

Timco (Sheegene 13):
Esta variedad roja sin semilla, desarrollada por el grupo SNFL —integrado por empresas especializadas de distintos países y dedicadas al desarrollo de variedades de uva de mesa—, suele alcanzar un calibre de 22 mm e incluso más.

Su época de cosecha es similar a crimson, asegura Carolina Salazar, investigadora en fisiología de frutales de INIA La Platina, quien trabajó con esta variedad en la Región de O´Higgins.

Además esta variedad se caracteriza por su color intenso, bayas grandes y más bien redondeadas y excelente sabor.

Posee una alta fertilidad, por lo que se ha cultivado de manera importante entre la Región de Atacama y la de Coquimbo y especialmente en la Región de O´Higgins alcanzando rendimientos de entre 3.000 y 4.000 cajas por hectárea.

De acuerdo a Gabriel Marfán, gerente técnico de la exportadora Subsole S.A, una de las desventajas de timco es su relativa sensibilidad a la manipulación, por lo que debe ser tratada con más cuidado al momento de realizar el ajuste de bayas en el racimo (raleo manual).

Según Carolina Cruz, como esta variedad posee un gran desarrollo de feminelas y pámpanos, el productor está obligado a eliminarlos antes de la cosecha.

Además, agrega Marfán, esta presenta un escobajo más sensible que tiende a mostrar síntomas de deshidratación en destino, por lo que requiere de una buena logística de cosecha y enfriamiento rápido.


Allison (Sheegene 20):
Marfán advierte que allison, al igual que timco, pertenece al grupo SNFL y fue desarrollada por Sheehan Genetics.

Esta corresponde a una variedad roja, de baya levemente alargada, sin semilla y de alta fertilidad, que puede llegar a entregar 3.500 cajas por hectárea.

“Si bien su sabor no es intenso es muy agradable y balanceado”, asegura Gabriel Marfán.

En la actualidad se encuentra plantada en prácticamente todas las zonas productivas de Chile, donde ha mostrado una buena adaptación. De hecho, se prevé que en los próximos años desplace a timco en volumen, ya que posee un escobajo más robusto, un color rojo más atractivo y una productividad sobresaliente.

Los calibres de allison, que van desde los 21 a 23 mm, le dan una ventaja sobre las variedades tradicionales, pues la hacen más atractiva para la exportación.

Arra 15:
Es una variedad blanca, sin semilla y de gran vigor, desarrollada por Giumarra Vineyards. Cuenta con una alta fertilidad, llegando, en algunos casos, a producir 4 mil cajas por hectárea.

“Se ha adaptado muy bien en gran parte del país, sobre todo desde la III a la VI región, superando por lejos a sugraone”, acota Carolina Cruz.

El calibre, por su parte, llega a los 21 e incluso 25 mm.

La cosecha de esta variedad se produce 5 días después de thompson seedless.

La gran ventaja de la variedad es la facilidad que ofrece para el arreglo de racimos, ya que este es muy suelto, por lo que en la mayoría de los casos solo requiere de un descole.

“Sí es importante no dejar racimos muy pesados. La idea es que, en lo posible, no se pase de 70 bayas para que madure de forma uniforme y consistente”, afirma Carolina Cruz.

De todas formas, es necesario tener cuidado durante la manipulación del racimo, ya que el escobajo de esta variedad suele ser bastante rígido, por lo que se quiebra con facilidad.

Respecto del manejo de cosecha, este es “tremendamente importante ya que la maduración de esta variedad no siempre es uniforme, por lo que si se hace de forma incorrecta —con racimos con bajos grados brix o superiores a los 20 grados brix—, tenderá al pardeamiento”, advierte Cruz, añadiendo que, por este factor, los agricultores necesitan estar atentos a la fecha de cosecha.
Sweet celebration:

Esta variedad roja, sin semilla y desarrollada por IFG es muy fértil, pues su producción normal llega a las 3.500 cajas.

Se da muy bien desde la IV a la VI región, donde alcanza calibres que van de los 23 a 25 mm.

Una de las grandes ventajas que tiene es su alta crocancia, sabor y forma ovalada, muy requerida en Asia. Sin embargo, esta alta crocancia la alcanza cuando su coloración roja clara está prácticamente completa, lo que se suele lograr en un lapso muy largo de tiempo, esto es desde fines de febrero hasta fines de marzo.

Por ello, los productores suelen esperar que la uva tenga su coloración al 100% antes de empezar a cosechar. Sin embargo, como la ventana de tiempo es muy grande, se suele invertir mucho dinero en la cosecha.

Algunas complicaciones productivas que ha mostrado sweet celebration, según Carolina Cruz, es su alta susceptibilidad al daño por sol y la presencia de rudimentos de semilla en las bayas cuando las plantas han pasado por algún tipo de estrés en el período de floración.


Maylen ®:
Esta es una variedad negra, sin semilla, de excelente sabor y larga vida de poscosecha. Desarrollada recientemente en Chile por PMG INIA-Biofrutales, tiene una fertilidad alta y alto porcentaje de racimos exportables, llegando sin problemas a 3.200 - 3.500 cajas por hectárea, asegura Paola Barba, directora del programa de mejoramiento genético de uva de mesa del INIA La Platina.

El calibre de esta variedad, según Barba, oscila entre 20 y 22 mm, aunque en manos de algunos productores puede llegar a los 24 mm.

Respecto de la zona de plantación, Maylen ® se ha dado muy bien desde la región de Atacama a la del Libertador Bernardo O'Higgins.

Su época de cosecha inicia la tercera semana de febrero en la zona central.

Carolina Cruz destaca que maylen posee una excelente condición de escobajos, los que mantienen un verde intenso incluso después de viajes largos como los que conducen a Asia. Su cutícula, además, al ser bien firme y no crocante, le permite resistir precipitaciones de baja intensidad sin que se produzcan partidura de bayas.

Scarlotta (Sugra 19):
Esta variedad roja tardía —se cosecha 15 días después de crimson—, sin semilla y desarrollada por Sun World International, cuenta con una alta fertilidad, pues llega fácilmente a las 4.000 cajas por hectárea. Es una variedad de alto vigor, lo que le confiere una alta capacidad productiva.

El calibre de scarlotta suele ser de 20 a 23 mm.
Las zonas ideales para la plantación de esta variedad se ubican entre la V y VI Región, aunque su producción está centrada en la región de O’Higgins donde se obtuvieron más de 400 mil cajas la última temporada, correspondientes a poco más del 90% de la producción total.

Carolina Salazar destaca que esta variedad se caracteriza por su dulzor, ser muy jugosa y tener una textura crujiente.

“Aunque recién está siendo conocida en Chile, esta variedad ya es altamente valorada en su California natal y el resto de Estados Unidos”, aseguran desde Subsole.
Por su parte, Gabriel Marfán dice que esta variedad se caracteriza por su resistencia a pudriciones, buen escobajo y larga vida de poscosecha.


Otras variedades promisorias
Para Gabriel Marfán existen una serie de variedades que están recién plantadas en el país y que, si bien necesitan de mayor validación para comprobar su rendimiento en las condiciones locales, ya están siendo muy exitosas en los principales mercados de uva de mesa.

Algunas de ellas son Autumn Crisp (Sun-World) y Sweet Globe (IFG) que corresponden a variedades verdes que tienen una muy buena productividad y poscosecha. En el caso de las negras destacan Sweet Favors (IFG) y Melody (SNFL) donde la segunda es un poco más sensible a la lluvia o a condiciones de alta humedad. En el caso de las rojas, destaca Jack´s Salute (IFG).

En el segmento de las variedades especiales destacan, sobre todo por su sabor, Cotton Candy, Candy Dreams y Candy Heart. Por su forma particularmente alargada resalta Sweet Sapphire. Todas estas provienen del programa IFG.

No hay comentarios:

Publicar un comentario