martes, 10 de diciembre de 2019

Nueva planta piloto de granos ancestrales en Ñuble


Esta  planta constituye un hito clave del proyecto apoyado por FIA “Polo territorial de desarrollo de ingredientes funcionales y aditivos, a partir de granos ancestrales para la industria alimentaria mundial”,
que es ejecutado por Orafti Chile y coejecutado por 12 entidades, entre ellas, la Universidad de Concepción. Se trata de uno de los cinco polos que impulsa la Fundación para la Innovación Agraria, en el país.


El programa, que se lanzó oficialmente en octubre de 2017, tiene como objetivo la consolidación de una nueva industria de ingredientes funcionales y aditivos especializados a partir de la introducción del cultivo de la quínoa, el alforfón (trigo sarraceno) y otros granos andinos entre las regiones Metropolitana y de Los Lagos, que también considera el desarrollo de harinas estandarizadas que servirán como materia prima de una gran variedad de alimentos funcionales, como pastas, pan sin gluten, galletas, crispis y concentrados.

Un ingrediente funcional es un componente activo presente en cualquier materia prima agrícola, que gracias a la tecnología puede ser extraído e incorporado a otros alimentos otorgándoles propiedades benéficas para la salud de las personas. Por su parte, los aditivos especializados son productos como colorantes, preservantes o espesantes que pueden ser extraídos de materias primas vegetales y constituyen una potente alternativa para reemplazar ingredientes químicos.


Si bien la inauguración se efectuó el pasado 2 de diciembre, la nueva línea de procesamiento de quínoa se puso en operaciones en mayo de este año.


El gerente del Polo Granos Ancestrales de Orafti Chile, Carlos Avilés, dijo que la planta, tiene una línea de quínoa con una capacidad de procesamiento de 250 a 300 kilogramos por hora.

La línea de quínoa está compuesta por diferentes equipos, como despedradora, escarificadora, lavadora, centrífuga y secadores, donde se extraen las impurezas y la saponina, y un molino, para la elaboración de harina y concentrado (mezcladas u homogeneizadas).


Tanto Peter Guhl director del proyecto y gerente agronómico de Orafti Chile, como María Eugenia González, decana de fiaUdeC,  invitaron a los emprendedores, a los pequeños productores y a la comunidad en general, a hacer uso de esta planta y aprovechar las capacidades técnicas de la Universidad. “Que la gente pueda venir a hacer pruebas y no se asuste porque tiene que pagar mucho; ésta es una instalación que solo necesita un pequeño aporte para sostener los costos, todo el resto es gratuito para las pequeñas empresas”, aclaró el profesional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario