martes, 10 de diciembre de 2019

Nueva denuncia de acoso laboral y persecución en municipio local

Aún se recuerda  las palabras de un concejal que advirtió que, solo a partir de la llegada del director  de control, Ricardo Parra, el concejo municipal de San Carlos  había empezado a tomar conocimiento de una serie de  situaciones administrativas  que requieren la atención e incluían la responsabilidad de los ediles.
Informes de los estados financieros, del estado de las demandas, de irregularidades  y denuncias concretas a la Contraloría,  fueron recibidas inicialmente como un aporte a la transparencia, sin embargo, al poco andar los informes de control pasaron a ser incómodos para el alcalde Hugo Gebrie y ya no eran subidos a la sala de consejo.

Una primera acción fue sacar al director de control Ricardo Parra del proceso de firmar en las adquisiciones,  esgrimiendo como escusa  una mayor rapidez al sistema, luego  se intentó que los informes solo fueran conocidos primero por el alcalde y Parra Ortiz le recordó que él era  asesor tanto  del alcalde como del concejo, por lo que continuaría entregando sus informes en paralelo a ambos.


En un desesperado intento por "sacar de circulación" al director de control,  el alcalde ordenó se le hiciera un sumario y el fiscal ordenó suspenderlo de sus funciones,  alejándolo al director de control del municipio por más de 6 meses, sumario que no tuvo  ningún resultado relevante, ya que -según se ha dicho, estaba basado en "chismes".

A su regreso Parra Ortiz recibió la noticia de que había sido calificado con las  más bajas calificaciones, para un profesional que tiene una trayectoria como exfuncionario de la Contraloría y  asesor de varios municipios  y que llegó al cargo mediante concurso público. La medida de Gebrie  se esperaba que fuera  reconocida como un error, pero lejos de ellos el afectado no tuvo otra salida que denunciar el miércoles pasado al concejo municipal la situación de acoso laboral y persecución funcionaria que hoy vive.

"La administración  no perdona a este director que denuncie las irregularidades que hay en esta municipalidad y obviamente que el señor alcalde sin motivo ni fundamento,  me ha colocado en lista 3 con una calificación de 4,45. Me ha colocado un 3 en trabajo en equipo, un 4 en cantidad de trabajo, calidad de labor relacionada un 4, interés por el trabajo un 4, trabajo en grupo 3; esas son las calificaciones de este director, detalló Parra.


Luego agregó: "Yo quiero apuntar a que el alcalde tiene asesores directos, que son de su confianza. Cómo un abogado no va a saber que una persona que ha estado más de seis meses fuera del servicio, por cualquier razón motivo o circunstancia,  tiene que mantener las calificaciones del período anterior. Yo soy uno de los directores que tiene calificación 7.

Luego Parra apuntó sus dardos hacia el abogado  y administrador municipal, Javier Dávila , "Aquí lo que más duele es que hay una complicidad por parte de directores que son de exclusiva confianza del alcalde. Aquí trataron mediante un sumario espurio (falso, ilegitimo) cuyo fiscal está sentado ahí (apunta al administrador Javier Dávila) que trató de echarme de esta municipalidad, pero no pudieron".


Finalmente  el director de control pidió  a los concejales que, si no podían hablar en el concejo los  funcionarios despedidos, a lo menos que fueran escuchados en la comisión de concejales "ustedes son la última esperanza que tienen ellos". Entonces la única forma de evitar los abusos en esta municipalidad es que las autoridades que fueran elegidas democráticamente, jueguen el rol que les corresponde".

La sesión de comisión del concejo municipal se llevará a cabo este martes a las 17 horas en la sala de sesiones del municipio local.

No hay comentarios:

Publicar un comentario