sábado, 9 de noviembre de 2019

Chile es de todos


COMENTARIO.- ( Constanza Escobar Cárdenas. Directora de Escuela de Liderazgo. Universidad San Sebastián Concepción).-
Miles de personas se han unido para exigir al gobierno, al Congreso y a los empresarios, políticas concretas que hagan de Chile un país mejor y más justo.
Pero ¿de qué forma lo estamos demandando? Como sociedad civil hemos olvidado algunos valores en el camino, hay algo que nos duele, que no podemos invisibilizar ni justificar: hemos dañado a nuestro país destruyendo cientos de espacios públicos producto de la brutal violencia que se ha producido en algunas protestas y dejando a miles de pequeños emprendedores y familias con sus sueños destruidos por los saqueos.

Durante años hemos vivido en un país que ha preferido mantener el orden y ha dejado pasar injusticias dando soluciones parche en temas como Sename, colusiones, desigualdad social, corrupción, aumento del costo de vida, políticos desconectados de la realidad, pensiones indignas, precario sistema de salud pública, endeudamiento y otros factores que explican el estallido social que es producto de una serie de problemas que emanan de distintos focos, lo cual explica su fuerza y magnitud.

Por esto el bien común debiese ser prioridad para todos. La invitación es dejar de lado el beneficio personal y pensar en un Chile que crezca en igualdad de oportunidades, con políticos que demuestren vocación de servicio y conexión con su país, con ciudadanos comprometidos con sus deberes cívicos, empresarios que reconozcan el mérito y trabajo de sus colaboradores, con personas activas socialmente, que aumente el número de chilenos que se comprometen con una causa y son voluntarios y apoyan a los más vulnerados como niños, adultos mayores, personas con enfermedades terminales, etc.

Nuestros representantes tienen una responsabilidad mayor al ser elegidos para gobernar y tomar las mejores decisiones para la sociedad, tienen la obligación de ser minuciosos en su trabajo, tener vocación, ser altruistas, tener un alto sentido de probidad y actuar de forma intachable, ya que sus decisiones afectan a todos los chilenos. Pero también necesitamos más grupos como los católicos que hace unos días se armaron de valor para salir a limpiar las calles después de las marchas. 

Necesitamos más personas que tomen una postura activa y que no solo deleguen en otros la responsabilidad de crear un mejor país, porque además de preguntarnos qué hacen nuestros políticos, debemos pensar cuánto estamos haciendo nosotros, cuánto ayudo al prójimo, porque Chile es de todos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario