lunes, 21 de enero de 2019

Adultos mayores de Ñuble son los más pobres del país

REGIONES .- By ladiscusion.cl   Enero 21, 2019 Un estudio elaborado por el Centro de Estudios de la Realidad (CER) Regional en conjunto con la Escuela de Negocios de la Universidad de las Américas, a partir de los datos de la Casen 2017 y del Censo 2017,

identificó la realidad que viven los adultos mayores en la región de Ñuble, quienes exhiben cifras de pobreza y mala salud por sobre el promedio nacional, así como también una menor participación en la fuerza de trabajo.

Según detalló Renato Segura, director del CER Regional, Ñuble es la segunda región del país con mayor proporción de adultos mayores, con un 47,1%, solo superada por Valparaíso (48,8%) y muy superior al promedio nacional (41,9%).

Asimismo, sostuvo que el tramo de personas de 60 años y más, que corresponde a los adultos mayores, alcanza las mayores proporciones en las comunas de Ránquil (26%), Ninhue (25,5%) y Ñiquén (25%), donde uno de cada cuatro habitantes es de este segmento, mientras que en el otro extremo se ubican Chillán Viejo (13,8%), Coihueco (16,3%) y Chillán (17,2%), donde la cifra se reduce a uno de cada seis.

 En el estudio se cruzaron estos datos demográficos con otros indicadores, como el ingreso autónomo de los hogares donde vive un adulto mayor, donde destaca Ñuble por presentar el monto promedio más bajo del país ($560.323), según la Casen 2017, muy lejos del promedio nacional ($915.484) y mucho más distante de la región Metropolitama, que exhibe el ingreso más alto ($1.196.586).

Debido a lo anterior es que no sorprende que la tasa de pobreza de los adultos mayores en Ñuble llegue a un 9,56%, muy superior al 4,54% promedio país.

Ello también está relacionado con la baja participación de los adultos mayores de Ñuble en el mercado laboral, pues mientras los inactivos de la nueva región representan el 75,2% del total de adultos mayores, a nivel país los inactivos promedian el 68,1%.

Exclusión del desarrollo

“La situación actual del adulto mayor de Ñuble, en gran parte, es fruto de tener que enfrentar la integración económica global, sin estar suficientemente preparados: son herederos del costo de la globalización”, manifestó Segura.

El investigador planteó que “la agricultura, como principal componente de la matriz productiva local, fue uno de los sectores más perjudicados por el nuevo orden económico global. Esta coyuntura fue mermando progresivamente la capacidad de generación de empleos de calidad y, los que se generaban, requerían competencias que no estaban disponibles en la población. La falta de oportunidades aceleró el proceso migratorio y la fuga de talentos. Quienes no pudieron (o no quisieron) migrar, se constituyen hoy día en un testimonio del progreso con exclusión”.

Para Segura, la alta ruralidad de Ñuble (30,6%) “es un factor, pero no el único. La falta de calificación y competencias del mercado laboral provocaron que importantes sectores de la sociedad se quedaran fuera de los beneficios que trajo para el país la apertura comercial. El gigantesco crecimiento de importantes sectores exportadores del país generó una alta dependencia de los subsidios públicos que se canalizaron hacia aquellas zonas productivas con pocas ventajas comparativas, como fue el caso de Ñuble. Las profundas inequidades que hoy se observan en el territorio se fueron consolidando en los 30 ó 40 años que duró la bonanza del proceso de internacionalización de la economía chilena”.

“Mientras Chile suscribía los acuerdos comerciales -continuó el profesional-, se tenía claro que vastos sectores productivos no estaban en condiciones de cumplir con los niveles de competitividad que requería el nuevo orden mundial, como el agro. Los primeros tratados consideraban cláusulas especiales para dar tiempo a la modernización de aquellos sectores menos competitivos. Lamentablemente, Ñuble estaba dentro de los territorios más afectados”.

El director del CER sentenció que “la escala de producción y la baja acumulación de capital social impidieron mejorar la competitividad de los más pequeños; la política de reconversión que se implementó para los más afectados, fue un fracaso”.

Es por ello que cobra especial relevancia la importante brecha educacional que existe entre los adultos mayores de Ñuble en comparación con el promedio país. Por ejemplo, mientras un 10,6% no tiene educación formal en Ñuble, a nivel nacional esa tasa es de 5,8%.

Para Segura, los bajos índices de educación explican la baja participación en la fuerza de trabajo, los bajos ingresos autónomos y la elevada pobreza de los adultos mayores de Ñuble. “El estado actual de vulnerabilidad del adulto mayor en Ñuble es consecuencia de un proceso acumulativo que es irreversible. Es una deuda que la modernidad y el progreso del país tiene para con muchos de sus hijos que no estaban en condiciones de participar”.

Salud deficiente

En materia de salud, los indicadores también dan cuenta de mayores problemas entre los adultos mayores de Ñuble que a nivel nacional. Los datos de la Casen revelaron también mayores dificultades para ver, oír, comunicarse, caminar, recordar y en el cuidado personal, donde en algunos indicadores las tasas locales casi duplican al promedio país.

“Es una suma de factores y está muy relacionado con el rezago económico también”, postuló el investigador. “La menor actividad por falta de oportunidades es un factor que afecta la calidad de vida. El déficit crónico de especialistas de los servicios de salud pública conspiran a que enfermedades de fácil solución se vayan complejizando. Los bajos ingresos dificultan el acceso a la salud privada y los remedios propios de la salud preventiva, que mejora la calidad de vida con el pasar de los años. Entre otras”, puntualizó.

Abandono

Para el director del CER Regional, “el problema del adulto mayor en Ñuble es de exclusión y abandono. Los ingresos son una consecuencia. La exclusión se enfrenta con oportunidades de acceso al mercado laboral, a la educación (en todos sus niveles), al emprendimiento, a la salud pública con disponibilidad de especialistas (geriatras, por ejemplo), al acceso a las redes sociales, al acceso a la cultura, entre otros. El abandono es más complejo de enfrentar, toda vez que se requiere un cambio cultural en la valoración del adulto mayor; por lo general, enfrentar este tipo de problema requiere de incentivos focalizados que permitan cambiar hábitos que se han arraigado por generaciones”.

Y las cifras presentadas por el estudio “pueden ser una señal de que el abandono y la exclusión del adulto mayor golpea con más fuerza en Ñuble”.

Es por ello que advirtió que “se debe avanzar en un marco legal que elimine cualquier forma de exclusión hacia el adulto mayor, tanto en el acceso al mercado laboral como al financiamiento para favorecer el emprendimiento. La deuda que Chile tiene con aquellos casos más complejos de integración del adulto mayor, por salud o cualquier otro motivo, debe ser enfrentada con políticas públicas focalizadas para atenuar las carencias”, donde destacó que la nueva institucionalidad regional puede ser una oportunidad.

En esa línea, planteó que se deben “descentralizar las políticas públicas hacia el adulto mayor, porque en cada territorio las necesidades de dicho segmento tienen sus propias particularidades” y definir “una política de difusión que apunte a cambiar la cultura de nuestra sociedad hacia un sector de la población que, en pocos años, estará entre los más grandes”.

Respecto de las zonas rurales, Segura afirmó que “la inversión en conectividad contribuiría notablemente en la integración de este sector etario”. Y añadió que “la mayor tragedia que ha debido enfrentar el adulto mayor en Ñuble, en muchos casos, ha sido la necesidad de migrar hacia los centros urbanos. En estas condiciones, existe una alta probabilidad que su calidad de vida se deteriore significativamente. Por ello es importante que Ñuble rescate y valore su ruralidad, modelo en el cual el adulto mayor tiene mucho que aportar”.

 “En materia de políticas públicas, existe trabajo pendiente que hacer. Pero, la buena noticia es que ya está en las prioridades de la agenda pública”, finalizó el investigador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario