Glifosato no se debería aplicar por principio de prevención


Glifosato no se debería aplicar por principio de prevención

AGRO.- (mundoagroagropecuario).- Aunque la investigación sobre los efectos de este herbicida en humanos sigue siendo escasa y controvertida, los hallazgos de algunos estudios son un argumento suficientemente válido para tomar precauciones en los usos tanto para la erradicación de cultivos ilícitos como en los comerciales.

Así lo advirtió el doctor en epidemiología Fabián Méndez Paz, profesor de la Escuela de Salud Pública de la Universidad del Valle, en su ponencia “Las dimensiones socioecológicas del impacto del glifosato en la salud”.

La conferencia se dictó durante el Seminario Agroecológico Internacional Ciencia, Encuentros y Saberes, año 16, y su II Ciclo de conferencias: “Agroecología, COVID-19 y algo más”, organizado por el Grupo de investigación en Agroecología, el Doctorado en Agroecología y la Maestría en Gestión y Desarrollo Rural de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) Sede Palmira. 

“El estudio analizó la literatura científica existente para intentar responder a la incógnita sobre si las personas expuestas al glifosato están en riesgo de desarrollar alteraciones fisiopatológicas que afecten su salud reproductiva en cualquier etapa de la vida”, detalló el docente.

Agregó que “aunque la mayoría son investigaciones en animales o in vitro, en 2015 la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) –adscrita a la Organización Mundial de la Salud (OMS)– catalogó el glifosato como un herbicida probablemente cancerígeno para humanos”.

Por el glifosato se ve afectada no solo la salud sino también la seguridad y soberanía alimentarias de ciertas comunidades, además de existir unas variables socioecológicas relacionadas con su impacto, como el conflicto armado y la salud, recalca el investigador Méndez.

Miles de artículos

Mediante una revisión sistémica se hizo una depuración de literatura científica acerca de los efectos del glifosato en la salud de los humanos. Con la metodología prisma, de un universo inicial de 7.031 artículos se seleccionaron 80 que cumplían los requisitos establecidos. 

Las categorías de análisis de los resultados arrojados por cada estudio fueron: efectos como infertilidad, aborto y perinatales; defectos congénitos, cáncer, transgeneracionales y otros efectos; y tipo de estudio: en humanos, en animales o in vitro.

En infertilidad, por ejemplo, se encontraron dos estudios en humanos: uno afirma que existe un efecto negativo al encontrar una asociación positiva entre el glifosato y la afectación de la fertilidad, mientras que el otro señala que no hay efecto.

En animales se encontraron 24 estudios, 23 de los cuales señalan que sí hay efecto negativo en la fertilidad y uno que dice que no. En estudios in vitro se encontraron 5 y todos señalan que sí hay un efecto en la fertilidad. 

Esta clasificación se realizó con todas las categorías descritas y el resultado final muestra que 68 artículos que señalan que sí existe efecto negativo del glifosato y 13 que no lo confirman (algunos artículos se encuentran en las dos categorías).

El primer criterio que se estableció en la búsqueda fue estudios en humanos, animales e in vitro, y que además estuvieran en bases de datos científicas mundialmente reconocidas como PubMed/MedLife, Web of Science, Toxnet – Dart, Virtual Health Library. Debían ser artículos revisados por pares y se incluyeron criterios de inclusión y exclusión, este último fue uno de los más importantes, teniendo en cuenta que no estuviera patrocinado por la industria productora.

Para realizar un control de sesgos efectivos cada estudio fue leído por investigadores, quienes calificaron la calidad para después hacer una síntesis narrativa de esta.

La revisión sistemática es un esfuerzo por recopilar y sintetizar evidencia científica sobre un tema, a través de un método que asegure que los sesgos y limitaciones sean los mínimos posibles.

El académico invitado por la UNAL recordó que el pasado 12 de abril el Gobierno colombiano expidió un decreto en el que se establece cómo funcionaría la aspersión aérea con glifosato de narcocultivos en el país. Dichas aspersiones solo se podrán reanudar si se cumplen las condiciones impuestas por la Corte Constitucional en su Sentencia T-236 del 21 de abril de 2017.

Entre las exigencias que hace el Comité del Paro Nacional 2021, que inició el 28 de abril y se mantiene activo, se encuentra que no se fumigue con glifosato.(Por: Fin/JAMP/MLA/LOF)