La mitad de los trabajadores de “áreas verdes” podría quedar sin sus finiquitos


La mitad de los trabajadores de “áreas verdes” podría quedar sin sus finiquitos

LOCAL.- Mientras un grupo de extrabajadores de la concesionaria de áreas verdes “Asgard” en San Carlos, se encuentra en la recta final de su demanda laboral y esperan pronto tener el pago de lo adeudado, otro grupo de la misma empresa y en iguales condiciones, podría quedarse sin sus finiquitos, luego de ser informados que “habrían equivocado” el camino al demandar al concesionario y no al municipio.
El conflicto tiene su origen cuando la empresa el año 2020 entra en conflicto con el municipio y abandona la faena de mantención de las áreas verdes de San Carlos. Se habrían sucedido una serie de incumplimientos e irregularidades que se prolongaron en el tiempo y no fueron advertidas por el mandante, por lo que finalmente solo quedaron las boletas de garantía por unos 60 millones de pesos, dinero con el cual los trabajadores esperaban se les pagara al menos, las cotizaciones previsionales, lo que tampoco ocurrió, ya que la ley establece que quien debe pagar esas deudas es la empresa.

Los 29 trabajadores, que perdieron valioso tiempo esperando respuestas, terminaron por recurrir en dos grupos a dos abogados sancarlinos e iniciaron el camino judicial en busca de sus deudas laborales.

Mientras un grupo (13) ya está en tierra derecha y obligó al municipio al pago de un 85 millones de pesos, la semana anterior el otro grupo (16) fue comunicado por el municipio, que no se les podría pagar los dineros adeudados y la razón es que habrían demandado en forma equivocada.

Se trata de 16 trabajadores adultos mayores, en su mayoría personas que no saben leer ni escribir, a los cuales se les debe en total unos 72 millones de pesos.

En medio de todo este drama se conoció de una irregularidad mayúscula, el administrador o representante de la empresa apareció firmando documentos en los meses de junio de 2020 y posterior, aun cuando se pudo establecer que el año anterior, o sea en noviembre del 2019, había fallecido. Irregularidad que finalmente fue denunciada a la Fiscalía local, luego de presiones que llegaron hasta el concejo municipal.

Enojo y tristeza inunda a este segundo grupo de trabajadores que esta semana recibieron de parte de uno de los abogados del municipio, la triste noticia de que no podrán recibir sus pagos pendientes, dado que el municipio legalmente nada les adeuda, y que las boletas de garantías no pueden ser utilizada en el pago de sus finiquitos, deuda que equivales a unos 6 millones de pesos cada uno por los años trabajados.

En este caso queda en evidencia la falta de fiscalización oportuna a la concesionaria que venía por meses arrastrando un incumplimiento en pago de las cotizaciones previsionales y de otros conceptos laborales y, por otro lado este segundo grupo de trabajadores que demandó equívocamente a un representante legal que había fallecido un año anterior, sin que el hecho fuera advertido.