Destacan reinserción laboral de 11 internos de cárcel local


Destacan reinserción laboral de 11 internos de cárcel local

LOCAL.- Internos del centro carcelario local  que trabajan en empresa constructora, conforman “oncena” que además de sus genuinas ganas de trabajar, son motivo de un reportaje del diario La Discusión.

Gendarmería gestionó con la empresa  Constructora Incopalh, Ltda. los cupos  que han permitido a 11 internos  salir diariamente del recinto  y trabajar en faenas de la construcción.

“Es que la vida misma es un sistema con sus reglas, sus leyes y engranajes. Si los respetas, los cuidas y los haces funcionar bien, la vida te va a funcionar correctamente, como tú esperas que funcione”, reflexiona Moisés Reyes, uno de los internos que trabajan en la constructora.

Con 38 años, cumple una condena por robo en lugar habitado, aunque admite que no es su primera vez en la cárcel.

Sorprende por su facilidad para expresar con fluidez y asertividad sus ideas en palabras. Dice que tiene su iniciación de actividades.

Trabajó en mantenimiento industrial en diferentes empresas a través de una prestadora de servicios como CMPC, Arauco, Masisa, entre otras.

“Era un trabajo exigente, donde no se podía fallar porque se opera en cadena, por lo tanto, si un eslabón se corta, todo el resto de la empresa deja de funcionar”, relata.

Dice que era un trabajo delicado, bien remunerado pero “no era para cualquiera”.

Si hoy está preso fue porque “pensé en hacer algo diferente, tal vez quería conseguir cosas de otra manera y siempre tuve en cuenta que podía haber consecuencias. Las hubo y aquí estoy”.

De todas formas, pese a que se puede intentar y fallar, perder la credibilidad, como ocurre con las promesas de la nueva cárcel, agrega que “cuando entiendes que hay oportunidades buenas debes aprovecharlas, dejar lo malo atrás y hacer todo bien. Hay que tener los engranajes bien ajustados”.

El capitán Agustín Gutiérrez, alcaide de la cárcel local, habla de 11 familias beneficiadas, no solo de once reos.

“Porque ellos, con este empleo, reciben sus sueldos depositados a sus tarjetas, y eso va en directa ayuda de sus familias”, destaca.

TALLERES AL INTERIOR DEL CENTRO CARCELARIO

Y como hasta el momento todo ha ido bien (lo que es un notición si se entiende que intentos anteriores culminaron no tan bien), las buenas noticias pueden seguir apareciendo.

“En estos momentos estamos viendo la posibilidad de habilitar un taller para estructuras metálicas acá en nuestro recinto, ya que estamos barajando la idea de que la empresa le pueda dar trabajo a más reos, pero que puedan desarrollar esas labores aquí dentro del penal”, adelanta.

En la cárcel de San Carlos ya funciona un taller de mueblería y carpintería, más otro de talabartería y trabajos en cuero. De este último se generan cerca de 230 ventas mensuales de cinturones, adquiribles en el mismo recinto.

En cada uno de estos talleres trabajan cerca de 10 internos, todos merecedores de tal beneficio debido a su conducta y un proceso de evaluación multidisciplinaria que ha resultado exitosa.