A los 81 años María vende hortalizas por internet y le enseña a su nieta secretos de la agricultura


A los 81 años María vende hortalizas por internet y le enseña a su nieta secretos de la agricultura

AGRO.- (Indap.cl).- A María Villegas (81) y Fernanda Mayorga (27) las separa más de medio siglo de vida, pero las une la sangre -son abuela y nieta- y también las ganas de aprender, en un proceso que ambas definen de permanente.

Así lo hizo María, que debió replantearse la forma de vender sus hortalizas para acceder a nuevos clientes y se incorporó al Mercado Campesino Online de INDAP en la turística localidad de Puerto Natales. Fernanda, en tanto, partió de cero en un crecimiento guiado por su abuela. “Ella es mi pilar. Me ha enseñado mucho con sus consejos y retos, y me siento orgullosa de todo lo que es capaz de hacer. Anda como lechuga, es súper ágil”, dice.

Y efectivamente así es. A paso raudo, María muestra los siete invernaderos que tiene con riego por goteo, la sala de procesos con muebles de acero, lava fondos y balanzas para el manejo inocuo de las hortalizas. Avanza como una hormiga por senderos en los que cada espacio está aprovechado. Si no es una mata de grosellas, asoma una plantación de papas al aire libre u otra siembra hasta llegar a un sector estratégico del predio en el que resalta un estanque de 10 mil litros de agua. Ahí se detiene, respira profundo y mira hacia su horizonte verde, construido durante toda una vida.

“Hoy puedo abastecer siempre a mis plantas y hortalizas, nunca les falta agua. Todo lo he logrado con proyectos de INDAP y está bien aprovechado, por eso el CORE tiene que aprobar un segundo convenio de apoyo a la Agricultura Familiar”, explica risueña, sin ahorrar orgullo y dejando en claro que los años no son obstáculos para aprender y mantener sus cosechas.

María tiene lechugas, frutillas, acelga, cilantro, pepino y huevos, entre otros productos. “Me costó al principio, por el tema del celular, internet y todo eso, pero estoy contenta. Pese a la pandemia estoy vendiendo mis productos y tengo lista de espera”, explica.

María Villegas - Puerto Natales

El relevo necesario

En el Huerto N°62 de la Prolongación Rubén Darío, la orientación de los invernaderos hace de cortaviento. Una de esas pequeñas fortalezas de plástico y madera es de uso exclusivo de Fernanda, quien produce sus alimentos y asegura que la sabiduría de su abuela ha sido la mejor herencia. 

“Quería autosuficiencia y aprender a cultivar mis alimentos. Vi una oportunidad de aprender de ella y ayudarle. Al principio era solo para autoconsumo, pero ahora ya vendo a los pequeños negocios. De niña siempre me gustó la tierra; hay una conexión, amo la naturaleza”, cuenta.

Fernanda piensa que la agricultura es una buena oportunidad para los jóvenes, para reencontrarse con la naturaleza y saber lo que se está comiendo. “Deben atreverse como lo hice yo. Al principio no sabía lo que era un gualato, pero todo se aprende. Al cultivar su propio alimento se ahorra y es muy lindo trabajar la tierra. Yo estoy enfocada en la agricultura orgánica y utilizo abono natural”, dice.

Fernanda Villegas - Puerto Natales

Petar Bradasic, director de INDAP Magallanes, precisa que el desarrollo rural no puede pensarse sin los jóvenes y su capacidad de innovación. Ahí está el presente y el futuro de la región. “La intención de nuestro servicio es entusiasmar a las nuevas generaciones con la actividad agrícola y romper los mitos que encasillan a la ruralidad con una visión de gualato y aislamiento por otra mirada más moderna, conectada, tecnologizada y rentable”, explica.

Para avanzar, INDAP cuenta con oficinas en Puerto Natales, Porvenir y Punta Arenas, además de un Programa de Desarrollo Local (Prodesal) en la comuna de Cabo de Hornos. “Los jóvenes pueden encontrar información para tomar la posta, mejorar su calidad de vida y devolver la esperanza a un sector envejecido que anhela volver a soñar con la innovación de la juventud”, puntualiza Bradasic.