Comercio de San Carlos enfrenta los efectos del confinamiento por primera vez


Comercio de San Carlos enfrenta los efectos del confinamiento por primera vez

A casi un año de la crisis sanitaria a nivel mundial y nacional, en la Región de Ñuble, San Carlos  retrocedió a fase 1 cuarentena total.

En este contexto, empresarios, emprendedores comentan al diario La Discusión cómo afectó el cambio de rutina en el comercio en este período estival con los nuevos anuncios del Ministerio de Salud.

San Carlos: no hay recursos para continuar

El 14 de enero San Carlos pasó a la Fase de Transición y una semana después retrocedió a Cuarentena, por primera vez en lo que lleva la emergencia sanitaria. En este escenario es el rubro gastronómico el que más registra pérdidas.

Maximiliano Yáñez, encargado de fomento productivo de San Carlos, señaló que “las solicitudes de ayuda son básicamente de recurso monetario. Las personas sobre todo durante las últimas semanas de pandemia buscan recursos”.

Y agregó que algunos comerciantes se han reinventado, pero no estaban preparados cuando llegó la cuarentena y que el área que más les perjudica es el poco manejo digital de sus empresas.

Sin embargo, recalcó que la mejor forma para enfrentar cualquier situación catastrófica es organizarse con otros emprendedores, pues así verán las falencias en común y podrán afrontarlas en conjunto.

En este sentido, los dueños de restaurantes, food trucks, carritos, entre otros, conformaron hace poco el grupo Asociación Gremial Gastronómicos San Carlos Ñuble Itihue. La presidenta y dueña del restaurant Viñamarina, Alejandra Arellano Peña, indicó que “somos un gran aporte a la economía, turismo y comunidad. Pero no se nos ha valorado ni ayudado en nada. Nos están cobrando patentes que no utilizamos, la patente ejerce un derecho a trabajar y no podemos hacerlo”.

De la misma, manera Francisco Valdemar Jara, dueño del restaurante en Club Social San Carlos y que también es miembro de la asociación, afirmó que “invertimos en terrazas y ni siquiera hemos podido recuperar la plata que gastamos”.

Ambos, coinciden en que el reparto a domicilio es la manera de seguir vendiendo, pero solo alcanza para sobrevivir y que los créditos a los que pueden optar, como el Fogape (Fondo de Garantía para Pequeños Empresarios), no les son de mucha ayuda pues no tienen cómo pagarlos después, aumentando el estrés.

“Necesitamos urgente ayuda del gobierno. Se anunciaron medidas de apoyo para este fin de semana. Estamos esperando a ver si cumplen las expectativas y necesidades del rubro”, afirmó Alejandra Arellano.

Mientras que desde Emprendedoras Jefas de hogar San Carlos Ñuble, su presidenta Rufina Carrasco, indicó que “en este momento estamos en Fase 1, así que ninguna posibilidad de trabajar y nos dedicamos a fabricar mientras tanto”, pero necesitan más recursos para poder invertir y seguir produciendo desde sus casas.

Y añadió “vendemos a través de redes sociales, WhatsApp y Facebook, pero no es tanta la entrada como cuando se atiende al público”. Por esto está formulando una petición a la Gobernación para solicitar ayuda económica, pues los proyectos de Fosis y Sercotec, a los que pueden postular, empiezan en marzo.