El caso local que motivó una querella en contra del concejal Guzmán


El caso local que motivó una querella en contra del concejal Guzmán

La nueva querella que enfrenta el concejal  Héctor Guzmán, dice relación con la situación que afecta en conjunto a una comunidad del llamado “Pasaje El Crucero”, pero que no tiene aún carácter de vía pública por no encontrarse urbanizada.  

El “pasaje” corresponde a un predio donado por el mismo empresario a la comunidad, justamente para habilitar una vía que otorgue acceso a sectores interiores de la propiedad común, y así esos propietarios puedan regularizar la tenencia legal de sus predios en forma individual, ya que  son propietarios en comunidad, como acciones y derechos y no predios separados legalmente.

El tema fue abordado reiteradas veces en el concejo municipal y cuando se intentó explicar por parte de los profesionales al concejo a principios de octubre, no hubo mayor interés de los ediles en conocer detalles técnicos y de urbanización, ya que ellos estaban en la posición cerrada de querer escuchar solo a la persona del DOM titular, Gastón Suazo, lo que obligó al arquitecto Martín Cid a enviar al día siguiente la explicación por escrito al concejo donde establece claridad sobre la materia.

En esa ocasión el arquitecto de la DOM  explicó al concejo municipal que se había rechazado una presentación de los comuneros copropietarios para subdividir el predio, por no contar con las obras de urbanización suficientes, pero se propuso a los interesados un camino de solución mediante una ley especial vigente de saneamiento de loteos irregulares, ya que es una obligación de los comuneros y de todo propietario que quiera abrir calles y lotear, pagar de su bolsillo las obras de  pavimentación, el agua potable, el alcantarillado y las demás obras para beneficio propio.

Pese a la explicación formal en su oportunidad, el caso fue reiterado varias veces más intentando responsabilizar a quien no correspondía, ante lo cual el empresario, Juan Carlos Valdebenito, decidió recurrir a la justicia para esclarecer las responsabilidades y, de comprobarse, castigar lo que calificó de injurias.

El caso de El Crucero es que cada uno de ellos no logra ser propietario de un predio singular, sino que tienen como se ha dicho, “acciones y derechos” sobre un predio en común, y al enfrentarse  con la necesidad de urbanizar, plantearon su caso como de necesidad social, aun cuando es claro que se trata de un  caso particular sin ese carácter.  La DOM recordó a los interesados la vía de solución que deben enfrentar y que es a través de la Ley 20.234, que se dictó para el Saneamiento de Poblaciones Irregulares como esta en el país.

Durante  las veces que este caso fue instalado  en el concejo municipal, como en grabaciones de videos que   difundió el edil Guzmán se atribuyeron, actos y responsabilidades al empresario  en carácter de ofensas según el afectado, lo que está siendo investigado por el Tribunal de Garantía que acogió  la querella por injurias.