La revolución vertical


La revolución vertical

AGRO.- (omnia.com.mx).- Dado que Uber no se inventaría hasta dentro de 14.000 años, los pueblos primitivos alrededor del año 12.000 a.C. tuvieron que caminar, a veces millas, y aprender a cazar, pescar, recolectar y cocinar para sus comidas diarias. En la lluvia. Incluso los domingos.

La agricultura evolucionó bastante desde entonces. Pero con una población mundial que se acerca a los 8 mil millones, enfrentamos un problema. Como observó el economista del siglo XVIII Thomas Malthus, la población humana aumenta geométricamente, mientras que la producción de alimentos aumenta solo aritméticamente. Eso significa que cuanto más crece y prospera la civilización, es más probable que no pueda satisfacer las demandas de alimentos.

Si bien los avances en la tecnología de los alimentos han ayudado a prevenir las terribles predicciones de Malthus, sigue existiendo una gran preocupación por el futuro de la producción de alimentos a medida que la población de la Tierra se dispara en un planeta con propiedades agrícolas cada vez más reducidas. National Geographic predijo recientemente que para el 2050, habrá más de dos mil millones de bocas adicionales para alimentar mientras que la tierra irrigable de la Tierra sigue siendo esencialmente la misma.

Una startup técnica agrícola de San Francisco cree que podría tener una respuesta. Nate Storey, quien cofundó el apropiadamente llamado Plenty, quiere reinventar la agricultura.

Para hacerlo, ha construido granjas verticales con clima controlado que son tan prometedoras que han obtenido 400 millones de dólares en fondos del expresidente de Google Eric Schmidt, Jeff Bezos de Amazon y SoftBank.

Estas granjas verticales ocupan solo 2 acres pero producen 720 acres de frutas y verduras. La iluminación, la temperatura y el riego están controlados por robots controlados por IA. Los paneles LED emulan la luz solar, por lo que los alimentos se cultivan en condiciones óptimas las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Y el agua se recicla y el agua evaporada se recupera, por lo que prácticamente no hay desperdicio.

La operación es tan eficiente que utiliza un 99 por ciento menos de tierra y un 95 por ciento menos de agua que las operaciones agrícolas normales.

«Imagínese una granja de 1.500 acres», dice Storey. «Ahora, imagínese que encaja en su tienda de comestibles favorita, creciendo hasta 350 veces más. Eso es eficiente».