Estrategia de reconversión productiva para apoyar al rubro remolachero de la región del Maule


Estrategia de reconversión productiva para apoyar al rubro remolachero de la región del Maule

Resultados permiten realizar una transformación sostenible, en base a las potencialidades productivas, riesgos agroclimáticos y factores económicos actuales y proyectados al año 2050.

Debido a los problemas que se han generado en el sector remolachero de la región del Maule, surgió la necesidad de realizar una investigación que permita orientar al sector en cuanto a la reconversión productiva, es decir, a transformar la actual actividad productiva hacia otras que sean sostenibles y rentables, y que mejoren la competitividad sobre la base de las potencialidades productivas y ventajas comparativas de la región.

La Estrategia de reconversión es un instrumento de planificación que permitirá disminuir los riesgos asociados a la reconversión productiva, evaluando el comportamiento de diferentes especies frente a condiciones de suelo y clima actuales y proyectadas al año 2050, sobre todo considerando las variaciones climáticas que han afectado la productividad y los potenciales agrícolas. La evaluación consideró además el análisis de factores económicos del sector al momento de establecer las opciones productivas, estimación que culminó en la selección de un grupo de 10 especies priorizadas

Por cerca de un año y medio, un equipo integral de profesionales del Centro de Información de Recursos Naturales, CIREN, con la asesoría del Centro de Agricultura y Medioambiente, Agrimed y el apoyo de la Fundación para la Innovación Agraria, FIA,  recabaron información para  establecer una Estrategia de Reconversión Productiva agroclimáticamente inteligente y sostenible.

“CIREN se comprometió con la agricultura del Maule Sur, para colaborar en la diversificación y búsqueda de nuevas opciones de la crisis de la remolacha, considerando suelo, aire y sobre todo el cambio climático. Hoy ya hemos identificado 10 especies a lo menos que se pueden producir de manera exitosa y que además generan recursos económicos satisfactorios para los pequeños y grandes productores” Félix Viveros Díaz, explicó el director ejecutivo de CIREN, Félix Viveros.

El análisis de los 10 cultivos seleccionados se basó en una demanda concreta de los agricultores durante un proceso de levantamiento de información que se hizo de manera participativa. De esta forma se establecieron las siguientes especies: Arándano, Cebolla, Nogal, Quínoa, Cerezo, Papa, Espárrago, Pistacho, Ciruelo y Avellano.

Para acceder a los datos, CIREN creó una plataforma amigable y accesible de uso gratuito para público general. En ella es posible identificar fichas técnicas de cada especie que incluye requerimientos climáticos, de suelo y análisis económico.

Se suma además un visor de mapas con información de aptitud productiva actual y proyectadas al año 2050 para toda la región del Maule.

Ingresa a través de http://mauleproductivo.ciren.cl o en www.ciren.cl