La Importancia de Vacunarse


La Importancia de Vacunarse

Nacional.- (pagina19.cl).- A propósito de la llegada de la vacuna Pfizer-BioNTech al país, el aumento de casos y la nueva cepa del Covid-19 (SARS- CoV- 2) detectada en Inglaterra – que ya cuenta con varios casos en Chile-, se han levantado múltiples debates en torno al producto y dudas respecto a lo que depara aún la pandemia, por lo que es fundamental entender la significancia de vacunarse.

¿Qué es una vacuna? Es un producto biológico que tiene por objetivo producir defensas contra una enfermedad, lo que realiza a través estímulos a la producción de anticuerpos -o respuesta del sistema inmune-. Cuando se suministra la vacuna, el sistema inmune “reacciona como si estuviera en presencia de la enfermedad y desarrolla defensas efectivas para combatirla”. Es fundamental que esta se administre antes de exponerse al microorganismo. Existen diversas formas de administrar vacunas, siendo la más común la inyección; otras, se ingieren vía oral o vía nebulización.

Según información de la Organización Mundial de la Salud, los tipos de vacunas posibles que se están desarrollando para enfrentar al Covid-19 son los siguientes: a) Vacunas con virus inactivados o atenuados: Usan un virus inactivado previamente o atenuado, por lo que no provoca la enfermedad, pero sí produce  respuesta inmunitaria; b) Vacunas basadas en proteínas: Usan fragmentos inocuos de proteínas o estructuras proteínicas que imitan el virus que provoca el Covid-19; c) Vacunas con vectores virales: Usan un virus genéticamente modificado, el cual no puede provocar la enfermedad, pero sí producir proteínas de coronavirus para generar una respuesta inmunitaria segura; d) Vacunas con ARN y ADN: Usa ARN o ADN genéticamente modificados para producir una proteína que desencadena una respuesta inmunitaria

Hoy, a principios de 2021 y a casi un año de que se declarase al Covid-19 como pandemia mundial, existen diversas alternativas de vacunas contra este virus; algunas se encuentran en período de testeo y otras ya se han aplicado a ciertos grupos de la ciudadanía en algunos países. Chile ha recibido dos envíos de la vacuna de Pfizer-BioNTech, la cual ha sido administrada principalmente a trabajadores (as) de la salud.

Es en este sentido que, a menos de un año de que el Covid-19 afectase a la población mundial, han surgido dudas respecto a desinformación y algunas fake news que cuestionan a la rapidez de la elaboración de las alternativas de vacunas, puesto que no existen precedentes en la historia de la humanidad sobre la realización de alguna en tan poco tiempo. No obstante, esto responde a los avances científicos y a los esfuerzos por estudiar a este virus, los cuales provienen de múltiples y diversas partes del mundo.

Según la doctora Andrea Von Hoveling, directora de la Sociedad Chilena de Endocrinología y Ginecología, “no soy experta en vacunas, pero como profesional de la salud y también como usuaria informada, considero una responsabilidad ética tener una opinión basada en los hechos. Vacunarse es un acto de autocuidado y también de generosidad porque no solo me protejo a mí, sino que también a mi entorno. Este punto es fundamental: la vacuna aumenta su efectividad en la medida de que el entorno ampliado también esté vacunado”[1].

Para ser exactos, la vacuna que llegó a Chile ha demostrado un 95% de eficacia en prevenir el SARS- CoV- 2, además de superar los testeos clínicos en miles de voluntarios (as), lo que es un paso clave para la elaboración y puesta en marcha de una vacuna, puesto que, al pertenecer a diferentes grupos (mayores de 16 años, algunas personas sanas, otras con ciertas enfermedades base, y otras que ya padecieron Covid-19), permite que los resultados de los estudios se extrapolen a la ciudadanía.

Por otro lado, la vacuna aún no se ha probado en personas menores de 16 años, con inmunodepresión -o que reciban tratamiento inmunopresor-, en quienes estén viviendo un embarazo o amamantando. Aunque la vacuna no se encuentra contraindicada, puesto que no posee virus vivos atenuados, por el momento se recomienda no vacunarse si se han presentado reacciones alérgicas graves en la primera dosis, si existen antecedentes previos de otras alergias graves -por ejemplo, alguien que deba llevar consigo un dispensados de adrenalina-, o si se encuentran dentro de los grupos de los que aún no se tienen resultados.

“Las sociedades, de momento, discrepan en algunas de sus opiniones con respecto a estas poblaciones especiales. Lo fundamental es que, cuanto antes, quienes podamos vacunarnos lo hagamos, para proteger también a quiénes de momento no pueden hacerlo”, señala Von Hoveling.