Propiedad y uso de las aguas


Propiedad y uso de las aguas
La reforma constitucional establece que “Las aguas, en cualquiera de sus estados, son bienes nacionales de uso público”… y “en consecuencia su dominio y uso pertenece a todos los habitantes de la Nación”. Asimismo, el texto a ser votado señala  que “la ley regulará la constitución, reconocimiento, ejercicio y extinción de los actuales derechos y de las concesiones que sobre las aguas se reconozca a particulares”, y que dichas concesiones serán temporales, para fines específicos y que podrán estar sujetas  al pago de patentes o tasas, por corresponder a bienes públicos, aprovechados por algunos miembros de la sociedad.

 La reforma también pone el interés público por sobre los fines de  lucro, estableciendo que en el otorgamiento  de  concesiones para el aprovechamiento de las aguas, “se priorizará el consumo humano, el doméstico y el saneamiento y resguardando los usos comunitarios ancestrales y la mantención de un caudal ecológico, para lo cual se podrá reservar aguas superficiales y subterráneas y establecer otras limitaciones y obligaciones”.