Con sus mistelas y mermeladas caseras logró independencia y felicidad