Plantas de futuro podrían desarrollar su propio fertilizante