“Cambiando el curso del río”



Comentario
Escribe: Mario San Martín Aliaga
Una de las tareas difíciles es tratar de modificar el curso de un río, así tenemos el caso del Río Ñuble aquí en la provincia de Ñuble que fue intervenido durante varios años para evitar, que a la altura del puente de la Ruta 5 siguiera socavando la orilla sur, y de tanto modificar su recorrido al final, se logró.
Lo mismo ocurrió en el sector de la Ribera donde el puente era reparado una y otra vez y el río Ñuble se lo llevaba y socavaba sus bases; al final se pudo.
Es difícil cambiar el curso de un río, como tan difícil es modificar las costumbres, tendencias y paradigmas de las comunidades.
Por ejemplo , no son pocas las personas que en distintas comunas de Ñuble sólo pueden percibir el progreso mediante la instalación de empresas o industrias; que no existe el progreso si no es a través del comercio (que por cierto contribuye, pero no es exclusivamente decisivo).
Esto de las costumbres, paradigmas, tradiciones, juega en contra a la hora de querer participar activamente de este mundo cambiante, donde la incertidumbre se ha vuelto una forma de vida.
Algunas veces las comunidades, organizaciones y grupos están tan varados en sus posiciones, que no comprenden por dónde debería comenzar un proceso de cambio.
En cierta forma, son como ríos que han ido marcando su curso por años y años. ¿Cómo sería posible cambiar el curso de un río organizacional, social o comuntario?
Por cierto que no se trata de oponer resistencia al “río” sino de instalar nuevos terraplenes hechos con materiales distintos, otros diseños, otras perspectivas.
Para ello hace falta una participación más efectiva del ciudadano ñublensino, un mayor compromiso en los foros que nos compete a cada uno, en nuestro barrio, en nuestra actividad para evitar que ante la consulta de las instituciones rectoras no surja una respuesta sin base, sin respaldo, sino que el dirigente sienta que no esta sólo y que está llevando la opinión actualizada de sus pares.
Así podremos llevar “el río del progreso” por el cauce más adecuado y de acuerdo al relieve del terreno que se nos presente, tomar decisiones y elegir el mejor trazado para que las aguas limpias del futuro rieguen toda la provincia.