“NUESTRA AGRICULTURA REQUIERE UN CAMBIO DE ACTITUD”


La remolacha a nivel mundial está en alza debido a que el producto competidor en la elaboración de azúcar, la caña, está sendo usada en países como Brasil para la elaboración de eco-diesel. El cultivo de la remolacha es gravitante en la economía local. Mientras en Ñuble se siembras 10.860 hectáreas en San Carlos este cultivo llega a las 3 mil hectáreas.
Aparece la Achicoria un cultivo alternativa
Los agricultores dedicados a este rubro, que durante muchos años debieron aceptar precios a veces no muy convenientes, hoy tienen un cultivo alternativo que está apareciendo con buenas perspectivas. Se trata de la Achicoria un tubérculo similar del cual hay en la zona de San Carlos unas 400 hectáreas que corresponden a 55 agricultores, lo que nos da un promedio de 8 hectáreas. En este cultivo, la achicoria, el rendimiento esperado sería de unas 60 toneladas por hectárea, claro está que con ciertas ventajas como riego tecnificado y una asistencia técnica del nivel de un cultivo inicial.
Tenemos 3.000 hectáreas de remolacha y unas 400 de achicoria y se han sumado en diciembre último 310 hectáreas de frutales, mas las plantaciones de hortalizas y los cultivos tradicionales, arroz, trigo etc.
En el rubro de las hortalizas para congelado FRISAC tiene unos 80 proveedores de choclos, habas, arvejas, porotos verdes granados, maíz dulce en una superpie de siembra superior a las 1.000 hectáreas . Por estos días FRISAC está dedicada 100% a procesar maíz. Después de un periodo critico esta agroindustria local está en proceso de revertir sus cifras y desarrollar sus servicios. Es así como se encuentra atacando fuerte el tema de procesamiento de berries, ya que cuenta con un túnel de frío que le permite procesar 50 toneles. En esta semana se comprado Frambuesa a $360 de calidad IQF, y mora seleccionada $400 y sus volúmenes de proceso han llegado a 30 toneladas. FRISAC espera procesar unas 350 toneladas de frambuesa y unas 120 toneladas de mora.
En esta temporada de cosechas de manzanas y berries ha quedado en evidencia, este año mas que nunca, la falta de mano de obra y una buena calificación de la misma.
No es suficiente que los agricultores adviertan que necesitaran mano de obra para sus cosechas, ni que los trabajadores se quejen que solo tiene trabajo cuatro meses. Tampoco el sistema puede aducir que con estos trabajos de temporada, más los programas de apoyo, el tema este solucionado.
Sin embargo hay un hecho cierto, los agricultores deben participar organizada y activamente en la búsqueda de soluciones no solo durante las cosechas sino todo el año, especialmente en invierno, cuando se puede programar y comprender mejor la realidad social.
Por su parte, los trabajadores organizados deben aportar un grado de conciencia sobre sus delicadas funciones (BPA, normas ISO, certificaciones ETC.) para lo cual deben participar en capacitaciones antes de las temporadas de cosecha.
El sistema en general, debe atender la demanda con capacitaciones en horarios adecuados que permitan al trabajador realizar otras actividades remunerativas , y con apoyos que puedan servir para la subsistencia familiar.
Lo anterior se logrará de mejor manera si ,empresarios, trabajadores y servicios relacionados trabajan por buscar soluciones permanentes porque al fin , las inversiones, los proyectos, los nuevos cultivos, las rentabilidades, tendrán sentido si cada proceso humano llega a su fin de manera planificada y en ambiente de responsabilidad social.
Nuestra geografía productiva, los colores de nuestros campos están cambiando… junto a ello debe existir también un cambio de actitud de todos los involucrados.