UNA OPCION CONCRETA PARA EL DESARROLLO


COMENTARIO

Por Mario San Martín Aliaga

Dentro de las tareas importantes que el Municipio se ha dado para este año, está la de poner en acción su política económica productiva, surgida de la mesa publico-privada, que encabezara la Municipalidad por el sector público y la Corporación de Desarrollo por el sector privado.
En síntesis esta política no sólo nos define como una comuna Agroalimentaria sino que induce al sistema publico y al sector privado a ejercer sus acciones desde la perspectiva de una comuna que, de agraria pasa a generar mayor valor agregado a su producción y a direccionar esta última en el sentido correcto, vale decir, hacia una agricultura que produce lo que hoy el mercado demanda.
En este sentido, cobra fuerza otro de los aportes que hace la hermana ciudad de Baena al proponernos trabajar juntos en el tema de la olivicultura, cultivo del cual ya se han hecho los análisis correspondientes y se ha validado nuestra zona como apta, especialmente el secano (amenazado por las plantaciones de pino)como adecuado para este cultivo milenario y tan actualizado en cuando a contribuir a una alimentación saludable.
La producción de aceite es el objetivo final y hacia ese objetivo no solo debe avanzar el Municipio y sus programas agrícolas, el Liceo agrícola especialmente, sino tambien una parte importante del sector privado que al unísono debe capturar rápidamente información sobre este cultivo y las nuevas tendencias agrarias.
Impulsar las plantaciones de olivos, además de generar fuente laboral, provocará la necesaria industrialización del rubro lo que implica la instalación de una almazara (procesadora de aceite) que entregue un producto final. Y este sería aceite de Oliva, con denominación de origen “del Valle de Itihue”.