HACER DE SAN CARLOS UNA ZONA VITAL


Comentario
Mario San Martín Aliaga

En la era de la agricultura ostentaba el poder quien poseía la tierra (y ese poder era vitalicio), y en la era industrial, el poder pasó a manos de quien tenía el capital. En los últimos 50 años hemos entrado en la era de la información. Las cosas han cambiado y mucha gente aún no se ha enterado. Hoy una persona es rica o pobre según la información que posee. La información, no obstante, tiene dos características interesantes: es un bien muy apreciado y sólo tiene valor cuando se comunica.
Nadie está interesado en leer el periódico de ayer, aunque no lo haya leído. Y de nada sirve el conocimiento si lo guardamos en el fondo de un cajón o en el computador y nadie tiene acceso a él.
Entonces, estaremos de acuerdo de la importancia de la información y de su valor, en la medida de que esta información sea oportuna.
Hoy el conocimiento se dobla cada doce meses y, a partir del año 2010, la previsión es que se doble cada ochenta días, lo cual determinará una aceleración en el proceso de cambio. Eso significa más transición y crisis más frecuentes. Por lo tanto, tenemos que cambiar nuestros paradigmas y aprender a obtener entusiasmo no de la estabilidad, sino del cambio, no del status quo, sino de la innovación.
Por una lado he planteado la importancia de la información y por otro la rapidez con que cambian los escenarios.
Todo lo anterior es para resaltar la importancia de accionar en torno a un plan estratégico para nuestra zona que nos permita un mejor futuro.
A su vez, el futuro no es otra cosa que el escenario donde estará San Carlos y los jóvenes de hoy serán serán sus actores principales.
Vale la pena preguntarse entonces : ¿Cuantos jóvenes de su familia se han ido por no tener futuro aquí?.La gran tarea es adoptar el trabajo realizado por la mesa publico- privada que generó la Política Económica Productiva de la comuna agroalimentaria de San Carlos. Se trata de un instrumento flexible que nos propone seguir trabajando en la agricultura, nuestra principal actividad y para muchos vocación, y , a su vez ser capaces, desde esa perspectiva hacer de San Carlos una zona vital, actual y parte del proceso modernizador del país.