Martes 27 Septiembre 2016

 siguenos en facebook  siguenos en Twitter  siguenos en Google+ sígueme en Instagram          

En varios sectores de la ciudad se han instalado, por los vecinos, receptáculos a media altura, para depositar allí

la bolsas de basuras y residuos domiciliarios.

La ubicación de estos contenedores en las veredas y la falta de limpieza y lavado, ocasiona problemas a los vecinos y se transforman en focos de malos olores y contaminación.

Este caso ocurre en calle Gazmuri aquí en San Carlos a la altura del 995, justo frente al condominio "Las Palmeras" y de la capilla "San Pablo".

El receptáculo fue instalado por los habitantes del condominio "Las Palmeras" y ellos abren su reja de ingreso a su pasaje y salen a depositar las bolsas en este receptáculo metálico, de mediana altura, que está instalado al borde de la vereda.

El problema se origina, según denuncia el vecino Mauricio Palacios, cuando los habitantes del sector deben concurrir a la Capilla o transitan por el lugar. Al no ser lavado periódicamente y debido a que las bolsas con desperdicios permanecen varios días en su interior, el receptáculo se ha transformado en un foco de contaminación y malos olores, del cual escurren líquidos percolados.

Los vecinos creen que los habitantes del condominio deberían instalar su receptáculo dentro de su propiedad, al lado interior de su reja de ingreso al condominio y no dejarlo afuera, ocasionando inconvenientes a los visitantes de la capilla y al público en general. Mauricio Palacios cree que estando dentro de la propiedad del condominio, seguro que se mantendría en mejores condiciones, dice.

Debemos agregar que, en cuanto a la recolección de residuos domiciliarios es evidente que hace falta una mejor coordinación entre los vecinos y los días y horas en que se recolecta la basura. Ello permitiría mejorar problemas como este que se repiten en varios sectores de distinta manera o el caso de las bolsas colgadas de los árboles y que los perros vagos se encargan de romper y esparcir su contenido.