Viernes 24 Noviembre 2017

 siguenos en facebook  siguenos en Twitter  siguenos en Google+ sígueme en Instagram          

“Depende de nosotras ser candidatas más competitivas”

La candidatura a diputada por el distrito 19 de Julia Torres Matamala sorprendió

a varios radicales locales.

Proveniente del mundo independiente, esta madre de un adolescente de 16 años y técnico en Administración de Salud, nacida en Chillán y criada en Ñiquén, incursionó en política en 2013 a partir de lo que califica, un despido injustificado.

“Fui sacada del Cesfam San Gregorio de Ñiquén, por el alcalde Manuel Pino, pese a contar con las mejores recomendaciones de mi jefatura directa, por mi tarea de atención de público durante nueve años. Fue un punto de quiebre en mi vida. Fui despedida pese a estar con licencia médica, y solo me avisaron telefónicamente como causal el término de contrato.

Estuve un año sin trabajo y con depresión, sin recursos para mantener a mi hijo, hasta que quedé seleccionada a través de un concurso público en el Hospital Dr. Benicio Arzola Medina de San Carlos, donde trabajé junto a mi querido amigo Roberto Marabolí, quien me instó a seguir adelante con mis convicciones políticas”, relata.

En 2016 compitió por una concejalía en Ñiquén como independiente dentro del pacto que reunía al PPD y al PC, cargo que no logró, pese a obtener una buena votación.
“Pensé en todas aquellas mujeres cuyos derechos son atropellados una y otra vez. Decidí presentarme como candidata a concejala para reencontrarme con mi gente querida en el 2016, oportunidad en que no salí elegida, pese a que obtuve la quinta votación más alta de la comuna entre 37 candidatos”, manifiesta.

Capacidad de reinvención
- ¿Cómo llega a ser candidata a diputada?
- Me llamaron desde el Partido Radical. No fue algo que yo busqué. Me invitaron a presentar mi candidatura a la comisión del partido y me dijeron que fue aprobada en mérito de mi trayectoria y compromiso en el ámbito de la salud. Además, consideraron que ya me había presentado como candidata por Ñiquén y sería concejal en ejercicio si no fuera por el sistema electoral.

- Hay quienes dicen que tu candidatura es “solo para llenar el espacio”, debido a la ley de cuotas. ¿Qué respondes a eso?
- Quienes dicen eso es porque no me conocen. Mi anhelo es el progreso de las familias de mi Región de Ñuble.

Muy lejos de llenar un espacio, esta es la oportunidad de seguir proyectando un liderazgo femenino y contribuir a fortalecer la participación de las mujeres en la política y cargos públicos. Independientemente de si en los partidos exista o no una real voluntad, están obligados a promover una mayor representación femenina gracias la ley de cuotas, la cual facilita que las mujeres sean candidatas elegibles por los y las electoras.

- ¿Cómo se compite frente a compañeros de lista y a otros candidatos que han sido elegidos en varias oportunidades y han construido verdaderas redes electorales? ¿Basta con la reforma al binominal, la ley de cuotas y la nueva ley de financiamiento electoral para asegurar oportunidades a todos(as)?

- Depende de nosotras ser cada vez más competitivas. No hay límites para las mujeres, y creo que podemos llegar a ser nuestras mejores aliadas a nivel provincial y regional. Tenemos que tener la capacidad de reinventarnos, no victimizarnos y potenciarnos a nosotras mismas para seguir avanzando en política.

- ¿Cuáles son, a su juicio, los principales temas legislativos que deberían impulsar los parlamentarios que salgan electos en Ñuble?
- Sé del trabajo duro de mi gente en comunas como Ñiquén, San Carlos, San Fabián y Coihueco. Por esto es que promoveré una legislación de empleo justo para las mujeres. “A igual trabajo, igual salario”. Pensiones solidarias para mujeres jefas de hogar equivalentes al ingreso mínimo, y conseguir una rebaja del 21% en las cuentas de luz de todas las familias de la Región de Ñuble que viven en comunas de generación eléctrica. Impulsaré el desarrollo de la agroindustria, ganadería, sector apícola e inversión en infraestructura de riego, así como un mayor impulso al turismo e industria vitivinícola.

- ¿Cómo se puede evitar, ahora que somos región, que se replique el centralismo entre Chillán y las demás provincias?
- El centralismo puede evitarse con una gran inversión en la infraestructura vial de las provincias de Punilla, Itata y Diguillín. Junto con ello, debe mejorar la conexión de las redes de Internet y de telefonía celular. Será una gran tarea avanzar en mayor conectividad, no solo para apoyar o potenciar necesidades productivas o turísticas, sino también para mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Cuánto tiene ahorrado en su fondo para el seguro de cesantía

 

Revise si tiene excesos de cotizaciones 

DISPONIBLE02